La ratonera (P. Coelho)

Con gran preocupación vio el ratón que el dueño de la hacienda había comprado una ratonera: ¡había decidido matarlo! Comenzó a alertar a todos los otros animales: – ¡Cuidado con la ratonera! ¡Cuidado con la ratonera!
La gallina, al oír los gritos, le dijo que se callara: –Mi querido ratón, sé que para ti eso es un problema, pero a mí no me puede afectar en absoluto. Así que no armes tanto escándalo.
El ratón fue a hablar con el cerdo, que, al ver su sueño interrumpido, se sintió molesto. – ¡Hay una ratonera en la casa!
–Entiendo tu preocupación, y me solidarizo contigo –respondió el cerdo–. Por lo tanto, te prometo que te tendré presente en mis oraciones esta noche; más no puedo hacer por ti.
Más solitario que nunca, el ratón fue a pedir ayuda a la vaca. –Mi querido ratón, ¿qué tengo yo que ver con eso? ¿Has visto alguna vez que una vaca haya muerto en una ratonera?
Al ver que no conseguía la solidaridad de nadie, el ratón volvió a su casa de la hacienda, se escondió en su agujero y se pasó la noche entera en vela, con miedo de que le sucediese una tragedia. Durante la madrugada se oyó un barullo: ¡la ratonera acababa de atrapar algo!
La mujer del hacendado bajó a ver si había muerto el ratón. Como estaba oscuro, no vio que lo que había caído en la trampa era una serpiente venenosa. Cuando se acercó, la serpiente la mordió. El hacendado, al oír los gritos de la mujer, se levantó y la llevó inmediatamente al hospital. Allí recibió tratamiento y después volvió a casa. Sin embargo, seguía con fiebre. Como sabía que no hay mejor remedio para el enfermo que un buen caldo, el hacendado mató a la gallina.
La mujer empezó a recuperarse, y como los dos eran muy queridos en la región, los vecinos acudieron a visitarlos. Ante tal demostración de cariño, el hacendado, agradecido, mató al cerdo para poder ofrecer una comida a sus amigos.
Finalmente, la mujer terminó de recuperarse, pero los costes del tratamiento habían sido muy altos. El hacendado tuvo que llevar su vaca al matadero para pagar, con el dinero recaudado con la venta de la carne, todos los gastos.
El ratón, testigo de todo, no dejaba de pensar: «Y bien que se lo advertí. ¿No habría sido mejor si la gallina, el cerdo y la vaca hubiesen comprendido que el problema de uno de nosotros nos pone a todos en peligro?»

Curso 2017/2018 ¡Ponte las pilas!

¡Ponte las pilas! ¡Pronto comienza el nuevo curso en España y tú, como agente de pastoral estás llamado a darte, ilusionarte, entregarte, esforzarte…! sí, sí… tú.
¿Por qué? La respuesta es obvia:
– Porque crees en Jesús y no te conformas con tenerlo para ti sólo.
– Porque eres entusiasta y crees que es posible un mundo mejor donde el Amor sea el centro de la vida.
– Porque es mucho el bien que puedes hacer a tu alrededor.
– Porque tus proyectos se convierten en proyectos de todos al compartirlos y promoverlos con ilusión.
– Porque el curso está lleno de oportunidades en las que puedes hacer felices a los demás.
– Porque son muchas las personas con las que te vas a cruzar en el camino que esperan de ti una sonrisa, un objetivo, un recorrido concreto a recorrer.
– Porque los demás están dispuestos a vivir contigo tu fe, promulgarla y defenderla.
– Porque el mundo necesita personas que crean en sí mismos, en los demás, y sobre todo, en Dios.
– Porque amas de verdad, a pesar de los muchos fallos, y quieres seguir de cerca a Cristo.
Por todo esto ¡ponte las pilas! ¡El curso está cerca, amigo mío!
http://reflejosdeluz11.blogspot.com.es/2012/08/eres-agente-de-pastoral-pues-ponte-las.html

Lo demás lo hará Dios

Tú no fuerzas una flor a que abra,
la flor la abre Dios,
tú la plantas, la riegas, la resguardas,
lo demás lo hace Dios.

Tú no obligas a un amigo a que te ame,
el amor lo da Dios,
tú le sirves, le ayudas, en ti la amistad arde,
lo demás lo hace Dios.

Tú no obligas a un alma a que crea,
la Fe la da Dios,
tú trabajas, confías y esperas,
lo demás lo hace Dios.

Así que no trates de adelantarte a Su plan de amor,
trabaja, ayuda, vive para amarle,
lo demás lo hará Dios.


Receta optimista para el curso pastoral =)

1. ¿Que tus feligreses están “delgados” espiritualmente? La oración les hará fuertes.
2. ¿Que los bancos están llenos de polvo? Si abriésemos más las iglesias, cogerían más brillo.
3. ¿Que todo se hace mecánicamente? Hay que explicar, de vez en cuando, el por qué de las cosas y de los signos
4. ¿Que siempre vienen los mismos? A Jesús, 12, le bastaron
5. ¿Que tenemos muchas dificultades? En el calvario se levantó la cruz, no un divo
6. ¿Que la gente no nos comprende? Lo mismo decían del hablar de Jesús
7. ¿Que parece que somos de otro planeta? El Reino de Dios no es de este mundo
8. ¿Que hay excesivo trabajo? Dios nos ha llamado a la mies no a la playa
9. ¿Que fallan las fuerzas? La Palabra de Dios es un buen reconstituyente
10. ¿Que estamos solos? ¡La Iglesia es grande y universal!
11. ¿Que parece que nos repetimos? El Evangelio siempre será el mismo
12. ¿Que, creer, no está de moda? Pues empecemos a marcar estilo
13. ¿Que se habla mucho de la iglesia? ¡Algo tendrá el agua cuando la bendicen!
14. ¿Que esto ya no es lo que era? No hay tiempos mejores ni peores: sólo distintos
15. ¿Que hay demasiada crítica a lo religioso? Lo que se mueve…llama la atención
16. ¿Que se ha perdido el sentido de lo sagrado? Empecemos por nosotros mismos
17. ¿Que hay menos sacerdotes? Valoremos y recemos por los que tenemos
18. ¿Que no se ven los frutos de lo que hacemos? Nosotros hemos recogido la siembra y el esfuerzo de otros.
19. ¿Para qué tanta catequesis? ..¿Y para qué otras actividades? ¿Dios siempre el último?
20. ¿Es necesaria la misa? Tanto como el sol para que madure la fruta.


© 2017 Jóvenes Parroquia Basílica San Ildefonso de Jaén

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies