Campamentos KAIRÓS 2017: Testimonio de Fátima

Llegamos a un pueblo chiquitillo llamado Arbuniel en Sierra Mágina.

El autobús nos dejó en el pueblo y tuvimos que andar todos con las maletas😂 por la carretera. Cuando llegamos al sitio donde nos íbamos a quedar, nos instalamos y nos pusimos los bañadores. Antes de irnos a la piscina nos conocimos un poco gracias a un juego y después nos fuimos a la piscina.

Llegó la hora de cenar, hamburguesa con patatas,¡¡ que rica estaba!!

Y llegaron los juegos nocturnos. Yo era monitora y escogí el equipo azul. Consistía en 5 pruebas: en cada prueba te daban un trozo de un puzzle. Mi prueba era del arca de Noé, ¡¡¡que risa!!😂😂😂

Yo hice un poco de trampas y con mi equipo fui super-rápida y con los demás mas lentos, jajajaja…¡¡¡y al final ganó mi equipo!!!

Llegó la mañana siguiente y los levanté a todos con unas palmas de buenos días 😂😂😂. Nos fuimos a desayunar y luego nos fuimos a hacer la ruta, para mi fue un paseo, rezamos un rosario y conocimos más a la gente y merendamos por el camino y cantábamos el lema del campamento que es «Laudato si’».

Llegamos para antes de comer y nos pusimos el bañador e hicimos juegos en la piscina. Llegó la hora de comer: fue macarrones y me echaron un platazo que no podía ni tomármelo entero.

Por la tarde, nos fuimos a un taller de Kairós y hablamos sobre qué es una comunidad y todo eso y después nos fuimos al salón para los trucos de magia- Yo hubo un momento en el que me aburrí y me fui a jugar al baloncesto con Juanje, un monitor.

Después jugamos al trivial por equipos y me tocó el equipo rojo y quedamos segundos y ¡¡¡llegó  la noche!!! Hicimos la fiesta ibicenca y bailamos bachata, vimos los planetas con un telescopio y cantamos con el karaoke. ¡¡¡Fue súper divertido!!!

Llego al día siguiente y desayunamos y después hicimos lo de las camisetas yo pensaba que me iba a quedar fatal ¡y me quedó súper bien!😍

Después hicimos otro taller y hablamos de la contaminación. Después nos fuimos a la piscina y fue nuestro último baño.

Luego nos cambiamos y cominos carne con tomate y patatas.

Luego nos pusimos las camisetas que hicimos y nos fuimos con los padres a ver al mago para los trucos de magia.

Después merendamos y la verdad es que yo no me quería ir porque se me paso muy rápido y me lo pase super bien ¡¡¡¡fue una experiencia inolvidable que volvería a repetir millones de veces!!!!

Gracias a todos los que han hecho posible que esto se haga realidad, se os quiere❤❤😘


Campamentos KAIRÓS 2017: Testimonio de Rafa

Ya ha llegado el verano, y para los jóvenes del grupo Kairós de San Ildefonso lo ha hecho de una forma muy especial: con los campamentos de Arbuniel. Una oportunidad para estar con los amigos, conocer a otros y pasarlo bien al mismo tiempo que reflexionamos sobre cuestiones que afectan a nuestra vida cristiana en continuo crecimiento.

El autobús donde viajamos no solo nos transportaba a nosotros y a nuestras maletas, sino que también estaba cargado de nuestra ilusión por compartir un fin de semana maravilloso con el grupo del que formamos parte.

Ya al llegar, nos recibieron de la mejor forma posible aquellas personas que, generosamente, compartieron su tiempo para prepararlo todo y hacer lo más cómoda posible nuestra estancia allí. Y tras presentarnos y conocernos un poquito mejor gracias a un intercambio de chanclas, fuimos a la piscina, donde nuestros acompañantes habían preparado unos cuantos juegos que nos obligaron a pasar un buen rato, divirtiéndonos y refrescándonos al mismo tiempo.

Tras este rato de diversión, tuvimos otro rato en el que reflexionamos sobre cuestiones tan importantes como el saber que somos una comunidad y que es esencial reconocernos como parte de esta; así como nuestro papel dentro de la Iglesia: qué ofrecemos nosotros y qué recibimos de ella. Del mismo modo, llegamos a la conclusión de que para ser misionero no hace falta irse al otro lado del planeta, pues podemos ejercer como tal en nuestra ciudad, cuando vemos a alguien que nos necesita en nuestro propio entorno.

Para acabar aquel día, tras comernos unas ricas hamburguesas, participamos en una gymkhana en la que no faltaron explosiones, cucharas, agua, cuerdas y diversión por todo lo alto. Todo para darnos cuenta de que somos como gansos, y viendo de una forma práctica que, como ellos, formamos parte de una misma comunidad en la que cada uno tiene una función, y necesita la ayuda de otros para no desviarse del recorrido común. Por último, nos acostamos pensando en lo que nos depararía el día siguiente.

Otro de los objetivos a cumplir era tener un encuentro con la naturaleza. “Laudato sí” era el lema del campamento, pues esto tiene relación con la encíclica redactada por el papa Francisco, titulada así, en la que pone de manifiesto el hecho de que, como cristianos, debemos cuidar nuestra casa común, un regalo que Dios nos ha hecho. Y ese contacto tuvo lugar en una excursión donde rezamos el rosario y fuimos capaces de ver en la naturaleza la maravillosa creación de Dios. Al regresar pudimos refrescarnos en la piscina, para después comer unos macarrones deliciosos y continuar con la diversión. Jugar a las cartas, bañarse en la piscina, bailar, hablar con los amigos, hacer amistades… todo ello servía para disfrutar de aquel momento. Después pudimos presenciar un espectáculo de magia fantástico, en el que todos participamos de lleno y quedamos flipando ante las ilusiones que se nos mostraban.

Por desgracia, yo no pude quedarme más tiempo en el campamento, y por ende, disfrutar del resto de las actividades programadas. Aún así, todo el tiempo que pasé lo disfruté totalmente. Fue una oportunidad para desconectar, para reflexionar, para hacer amigos. Algo que no cambiaría para nada. Y todo ello fue posible gracias a los acompañantes que siempre están ahí, dando su tiempo y paciencia para estar con nosotros y conseguir que disfrutemos de cada minuto; pero también gracias a todos aquellos que, como dije antes, lo prepararon todo para ofrecernos su acogida y cariño. Gracias a todas estas personas, nuestros veranos han empezado de la mejor forma posible, y sin ellas, nada de esto habría sido posible.

¡Feliz verano a todos!


Campamentos KAIRÓS 2017: Eucaristía en familia

EUCARISTÍA EN FAMILIA

PETICIONES

  • Queremos darte gracias Señor, por lo que han organizado el campamento.
  • Queremos darte gracias Señor, por nuestra familias que nos han dado la oportunidad de disfrutar de está convivencia que nos acerca a la fe.
  • Queremos darte gracias Señor, por el entorno y naturaleza en el que hemos vivido.
  • Queremos darte gracias Señor, por tener amigos de nuestra edad con quien compartir nuestra fe y momentos divertidos.
  • Queremos darte gracias Señor, por los dones que cada uno tiene.

OFRENDAS

  • Te ofrecemos Señor esta pañoleta, símbolo de la convivencia de esto días.
  • Te ofrecemos Señor esta carpeta, símbolo de nuestro aprendizaje en la fe.
  • Te ofrecemos Señor esta piña, símbolo de ,cómo invita el papa Francisco,  el cuidado de la casa común.
  • Te ofrecemos Señor, estos juegos símbolo de nuestra diversión.
  • Te ofrecemos señor el pan y el vino, símbolo del alimento de nuestra fe.

ACCIÓN DE GRACIAS

Señor, en esta eucaristía con la que terminamos nuestros campamentos Kairós queremos darte gracias:

  • Por todos lo que han colaborado en la preparación de los campamentos: Don Pedro, cocineros, acompañantes Kairós, catequistas y Hermanas de la Caridad que nos han dejado su casa.
  • Gracias Señor por nuestras familias, y especialmente por nuestros padres que nos ha permitido disfrutar de está convivencia y nos ha educado en la fe.
  • Gracias Señor por la naturaleza, por nuestra “casa común” , que estos días hemos podido disfrutar de una forma especial.

 


Campamentos KAIRÓS 2017: La Eucaristía, ¿no me dice nada?

Algunos jóvenes van de mala gana a misa. Hay quienes dicen: “No me gustan ni la música ni la gente”. Otros dicen sin más: “Me aburro soberanamente”. Y prefieren quedarse en la cama, sobre todo porque también hay muchos padres que tampoco van a misa. Consulta en el YOUCAT el “precepto del beso”.

10 razones por las que no voy a misa, “no me lavo”

  1. De niño me obligaban a lavarme.
  2. Las personas que se lavan constantemente no son más que 
hipócritas, que piensan que son más limpias que los demás.
  3. Hay muchos tipos de jabón. ¿Cómo puedo saber cuál es el 
adecuado para mí?
  4. Las centrales de abastecimiento de aguas sólo buscan nuestro 
dinero.
  5. He intentado lavarme, pero siempre me resultó aburrido y es 
lo mismo una y otra vez.
  6. En el cuarto de baño el ambiente es frío y aséptico.
  7. Ya me lavo en Navidades y en Pascua. 
¡Esto debería ser suficiente!
  8. Ninguno de mis amigos considera necesario lavarse.
  9. Realmente no tengo tiempo para lavarme.
  10. Quizás me lave cuando sea mayor.

Hay que tener, por tanto, muy buenas razones para poner esta cita en un lugar preferente de nuestra lista de prioridades.

En la celebración de la Eucaristía Dios nos hace el mayor regalo del mundo. Se da a sí mismo.
A ti y a mí.

Los hombres nos complicamos a menudo muchísimo la vida con esto de dar y recibir regalos. Algunos regalos rayan en el chantaje. Y, con frecuencia, un regalo es una “cosa” de la que alguien se querría librar; le ha colocado un lazo alrededor y me lo ha regalado. Y ahora tengo yo esta cosa inútil. Por eso existen personas a quienes les disgusta recibir regalos. Dicen: “¡Prefiero comprarme yo mismo alguna cosa! Así sé lo que tengo y no estoy en deuda con nadie” o “No quiero tener que agradecer nada a nadie”.

Pregúntate si te gustaría vivir en un mundo en el que todo se reciba a cambio de dinero o por tener derecho a una cosa determinada. ¿Sería bonito que nadie regalara nunca nada? ¿Te haría feliz ya no poder idear algo con cariño para alguna persona? Podrías borrar la palabra “gracias” de tu vocabulario.

Un mundo así sería un horror. No sólo sería un mundo frío e inhumano: sería también un mundo ateo (= sin Dios).

Porque Dios sólo es capaz de dar. Ha creado el mundo libremente y por amor. A ti y a mí nos ha dado la vida. Cada día nos regala su cercanía. Si Dios no nos diera nada, estaríamos perdidos. Vivimos de sus dones, de su bendición. Los hombres siempre han sabido esto.

Seguir leyendo”…


Campamentos KAIRÓS 2017: Cristianismo y justicia

¡DÉJAME EN PAZ!

“Os dejo la paz, os doy mi propia paz. Una paz que el mundo no os puede dar. No os inquietéis ni tengáis miedo.” Juan 14,27

¡A ver si te enteras!

  • En la actualidad existen más de 40 conflictos armados en el mundo.
  • En los últimos 6o años el escenario de las guerras ha sido el Sur. Desde 1945 ha habido 120 conflictos con 20 millones de personas asesinadas, más que en la Segunda Guerra Mundial.
  • La segunda industria más importante después del petróleo es la del armamento.
  • En los últimos lo años, la guerra ha provocado 2 millones de niños muertos, 6 millones gravemente heridos o permanente­mente discapacitados, 1 millón de huérfanos o separados de sus familias, y 15 millones de refugiados y desplazados. Los niños aprenden a relacionarse desde la violencia
  • Medio millón de niños son utilizados como soldados en 87 países de todo el mundo. Son niños a los que se les entrena para matar

Estos titulares de prensa nos hablan sobre la situación de la violencia y de la guerra en nuestro mundo. ¿Estamos atentos a estos temas en el día a día?

Seguir leyendo”…


Campamentos KAIRÓS 2017: “La aventura de vivir con Dios”

¡Oh, oh, oh, oh!
¡Oh, oh, oh, oh!
¡Oh, oh, oh, oh!
¡Oh, oh, oh, oh!
Tú eres mis alas, yo soy tu rey.
Tu mi esperanza si estoy sin fe.
Yo te sujeto en la cuerda floja.
Tu a mi me salvas si todo ahoga.

Compartir la aventura de la vida a tu lado, y vivir…
Puede que el mundo se rompa a tus pies;
Si tú no puedes yo te ayudaré;
Juntos podremos vencer a los miedos,
Somos la herida y la cura en el tiempo.

Si estás perdido, yo soy tus pies;
Por el camino te guiaré.
Tú me enseñaste que, debo creer en mí;
[ De: http://www.dicelacancion.com/letra-la-aventura-de-vivir-manuel-carrasco ]
Y siendo amigos yo soy feliz.

Compartir la aventura de la vida a tu lado, y vivir…
Puede que el mundo se rompa a tus pies;
Si tú no puedes yo te ayudaré;
Juntos podremos vencer a los miedos,
Somos la herida y la cura en el tiempo.

Puede que el mundo se rompa a tus pies;
Si tú no puedes yo te ayudaré;
Juntos podremos vencer a los miedos,
Somos la herida y la cura en el tiempo. (x2)

Tú eres mis alas, yo soy tu rey.
Tu mi esperanza si estoy sin fe.
Si estás perdido, yo soy tus pies.
Por el camino, te guiaré.
¡Te guiaré!
¡Te guiaré!
¡Te guiaré!

Descargar (PDF, 105KB)


© 2017 Jóvenes Parroquia Basílica San Ildefonso de Jaén

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies