¿Propósitos de Dios para año nuevo?

Propósitos de año nuevo…

 

Adelgazar

Encontrar pareja

Salir de casa de mis padres

Conseguir trabajo

Comprarme un coche

Dejar de fumar

Cambiar el mundo

Ser feliz

Aprobar sin estudiar

Ser popular

Leer 20 libros

Viajar por el mundo

Ganar más dinero

¿Propósitos de Dios para el año nuevo?

Señor, al terminar este año y empezar el nuevo, gracias por todo lo que recibí de ti.

Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto te fue posible y por lo que no pudo ser.

Te ofrezco cuanto hice este año, el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas pude construir.

Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé, las amistades nuevas y los antiguos amores, los más cercanos a mí y los que están más lejos, los que me dieron la mano y a los que pude ayudar, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor, la alegría.

Pero también Señor, hoy quiero pedir perdón, por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor despreciado. Perdón por las obras vacías, por el trabajo mal hecho. Por vivir sin entusiasmo y por la oración que fui aplazando y que hasta ahora vengo a presentarte. Por todos mis olvidos, descuidos y silencios nuevamente te pido perdón.

Señor Dios, al empezar un año más detengo mi vida ante el calendario nuevo aún sin estrenar y te presento estos días que, sólo tu sabes si llegaré a vivirlos; hoy te pido para los míos y para mí la paz, la alegría, la fuerza y la prudencia, la caridad y la sabiduría. Quiero vivir cada día con optimismo y bondad, llevando a todas partes un corazón lleno de comprensión y de paz.

Cierra tú mis oídos a toda falsedad y los labios a las palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

Abre en cambio mi ser, a todo lo que es bueno, que mi espíritu se llene solo de bendiciones y las derrame a mi paso. Cólmame de bondad y alegría para que cuantos conviven conmigo encuentren en mi vida un poquito de Ti.

¡¡¡Dame un año feliz y enséñame a repartir felicidad!!!


Fiesta navideña KAIRÓS en la festividad de San Juan Evangelista

¡FELIZ FIESTA DE LA ENCARNACIÓN DEL SEÑOR!

Qué se alegre tu corazón porqué hoy ha nacido el Salvador. 

San Juan Evangelista, el discípulo amado

El miércoles 27 de diciembre, el grupo joven de las Cofradías de la Vera Cruz y de la Soledad y el grupo de adolescentes y jóvenes Kairós de la parroquia nos reunimos para celebrar la Eucaristía en la festividad de San Juan Evangelista, el discípulo amado de Jesús.

En la misma, nuestro párroco, nos animó a seguir los pasos de San Juan, el díscipulo más joven, quien estuvo junto a Jesús siempre, también en la cruz. Don Pedro destacó de San Juan su valentía y su firmeza que seguro serán un bien en nuestra vida para seguir creciendo en la fe.

El que es fiel en lo muy poco, es fiel también en lo mucho; y el que es injusto en lo muy poco, también es injusto en lo mucho.

Seguir leyendo”…


¿Qué ha supuesto la Navidad para mí? – Kairós III

03_tercer_domingo_regalo

Sigue la estrella

Al celebrar la Fiesta de la Epifanía, tenemos la oportunidad de descubrir cómo ser mejores hombres hoy. Por eso seguimos la estrella.

Esta fiesta tiene dos nombres: Epifanía o Manifestación del Señor. También se conoce como la fiesta de los Reyes Magos, a los que el Señor se manifestó.

No estudiamos aquí el fenómeno de la estrella. Tampoco la personalidad de los Magos, sino su actitud. El hecho lo cuenta San Mateo. Llegaron unos Magos a Jerusalén, preguntando por el nacido rey de los judíos, pues habían visto su estrella en Oriente y venían a adorarlo.

Porque son diversas las actitudes de los hombres ante la llamada de Dios. “Cuando un dedo señala una estrella, todos los tontos sólo miran al dedo”. Quizá la estrella fue visible en toda la región. Pero muchos no levantaron la visita y no la vieron. Quizá muchos vieron la estrella, pero no la siguieron. Quizá algunos la vieron y la siguieron, pero les faltó constancia y desistieron.
Los Magos, en cambio, vieron la estrella, se pusieron en marcha, se enfrentaron al simún del desierto, y llegaron hasta el final. “No se pusieron en camino, dice San Juan Crisóstomo, porque hubieran visto la estrella, sino que vieron la estrella porque se habían puesto en camino, como premio a su generosa actitud”.

La estrella se les ocultó por algún tiempo. Es la noche oscura del alma. Pero ellos no cejaron en su empeño y la estrella les condujo hasta Belén. El premio fue maravilloso: se encontraron con Dios. “Entraron en la casa y vieron al Niño con María su madre, y postrándose, lo adoraron, y abriendo sus tesoros le ofrecieron oro, incienso y mirra”.
Fue una dura prueba. Pero el Señor les iluminó. Entraron y adoraron. Creyeron y abrieron los tesoros de su generosidad: oro como a rey, incienso como a Dios, mirra como a hombre. Le entregaron todo. Este fue su mérito, “que Dios no mira tanto lo que le damos, cuanto lo que nos reservamos para nosotros”, dice San Ambrosio.
Creyeron que aquel pobre infante era el Mesías, descubrieron en aquel niño desvalido al Dios Salvador. Superaron las pobres apariencias, algo que pocos saben hacer.
“Siempre los buscadores de Dios se equivocan, no porque se lo imaginen menor de lo que es, sino porque se lo imaginan más inflado. Dios es grande, no inflado” (Martin Descalzo). Los hombres no recibieron a Cristo, porque “esperaban un carabinero y vino un bebé” (Bernanos). Pero “sólo el humilde es el verdadero“, dice Jorge Guillén.
Según la tradición más frecuente, fueron tres los Reyes Magos, y se llamaban Melchor, Gaspar y Baltasar. Herodes les había rogado con mala intención que volvieran a él, pero “volvieron a su tierra por otro camino”. Fulton Sheen aclara: “Nadie que alguna vez se encuentre con Cristo con buena voluntad, volverá por el mismo camino por el que llegó”.
La lección de los Magos es válida siempre. Nos enseñan alteza de miras para ver la estrella, intrepidez para seguirla y constancia para llegar hasta el fin. “¿Por qué hay hombres, escribe Karl Rhaner, parecidos a los escribas de Jerusalén que conociendo el camino no lo emprenden? ¡Deja todos esos calculadores y sigue la estrella que brilla en tu corazón!”
Otro mensaje nos regalan los Magos.
El poeta inglés Anden, en un poema sobre Navidad presenta a los tres Magos motivando su viaje:
El primero dice: Debo saber cómo ser verdadero hoy. Por eso sigo la estrella.
El segundo dice: Quiero descubrir cómo vivir hoy. Por eso sigo la estrella.
El tercero dice: Necesito averiguar cómo amar hoy. Por eso sigo la estrella.
Al final afirman los tres: Debemos descubrir cómo ser hombres hoy. Por eso seguimos la estrella.

Seguir leyendo”…


¿Qué ha supuesto la Navidad para mí? – Kairós II

04_cuarto_domingo_regalo

Los magos nos enseñan

La capacidad para ver la estrella, abiertos a la llamada de Dios, vigilantes, hombres de oración. Saben distinguir perfectamente los signos de los tiempo. No son hombres distraídos. Escuchan la voz del cielo y la su propio corazón.

Su disponibilidad para dejarlo todo y ponerse en camino. No son hombres instalados, apegados a cosas y lugares, porque viven de la esperanza. Hombres libres “de” toda atadura y libres “para” todo aventura, hambrientos de luz y de Dios.

Su constancia en el seguimiento de la estrella. No les faltaron dudas y pruebas en el camino. Ellos pasaron también por la noche, cuando no se ve ni se siente ni se entiende nada; lo difícil de la noche, cuando Dios es silencio y hasta los mas queridos nos abandonan.

Su lectura de los hechos. Cuando la estrella se para ante la casa pobre, no se escandalizan y lo reconocen como Mesías. La mayoría del pueblo judío no fue capaz de hacer esta lectura. Y es que Dios es siempre sorprendente, se viste de sencillo y solo se manifiesta a los humildes y los pequeños.

La adoración. “Cayendo de rodillas lo adoraron”. No basta con ver. La fe es entrega y amor. Ellos, mas que el oro, incienso y mirra, ofreciendo su corazón. Creyeron y adoraron.

Su capacidad de cambio. Fueron capaces de volver por otro camino. Es cosa segura que Dios cambia siempre nuestros planes. Creer es vivir confiados en la inseguridad.

Su transformación. En el viaje de vuelta ya no necesitaban estrellas, porque la estrella la llevaban dentro.

Era tal la luz y la alegría que recibieron, que ellos mismos se convirtieron en estrellas. Y por donde quiera que pasaban iban dando testimonio de lo que habían visto y oído. Fueron misioneros de la alegría y el amor.

Seguir leyendo”…


¿Qué ha supuesto la Navidad para mí? – Kairós I

 

02_segundo_domingo_regalo

La noche mágica

La noche mágica de Reyes nos ha dejado buen sabor. El relato bíblico nos habla de unos magos que, guiados por una estrella, llegaron a Belén desde Oriente para adorar al recién nacido rey de los judíos, y dejarle sus regalos. Desde entonces, niños y no tan niños, son sorprendidos por sus seres queridos .

Es tradición provocar el asombro en los pequeños, con regalos que aparecen de forma misteriosa, y responden a lo que en secreto ellos habían pedido con tanta ilusión. El regalo expresa la complicidad del afecto y permite solemnizar, al menos una vez al año, EL AMOR, con frecuencia atrincherado por el ajetreo formal e informal del día a día.

De esto se trata en esta manifestación del AMOR: de derrochar generosidad, dando rienda suelta al maravilloso instinto de dar y recibir, expresando el cariño, alimento más eficaz para el sano crecimiento de los niños. Por eso en este día nos permitimos ser tratados como niños, o al menos deseamos que alguien se fije, apruebe, y adore al niño que llevamos dentro.

Quizás hoy se ha perdido un poco este sentido encantador pues la mayoría de nuestros niños tienen reyes todo el año. Pero estas inclinaciones naturales están arraigadas muy dentro. Y no sólo por tradicción o cultura, sino por cuestión de raza: la raza humana está hecha de este material: El Amor, PUES ESTAMOS HECHOS A SU IMAGEN Y SEMEJANZA.

Hay gente que no deja que Jesús nazca en su corazón…y muchos de ellos se dicen cristianos. ¿Por qué creéis que es?

no_hay_sitio_1

Seguir leyendo”…


© 2017 Jóvenes Parroquia Basílica San Ildefonso de Jaén

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies