CONVIVENCIA PASCUAL KAIRÓS 2018 – Rumbo al interior

RUMBO AL INTERIOR

¡AYÚDAME A SENTIR!

Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla. Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando. Cuando el niño y su padre alcanzon por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de la hermosura. Y cuando por fin consiguió hablar, templando, tartamudenadno, pidió a su padre: ¡Ayúdame a mirar! (Eduardo Galeano)

Seguir leyendo”…


¿QUIÉN SOY? Una pregunta para toda la vida…

Nos movemos y hacemos cosas sin saber muy bien por qué las hacemos, e incluso prefiriendo no planteárnoslo. El problema está en que cuando dejamos de hacernos preguntas, cuando perdemos esa curiosidad por saber, cuando dejamos de cuestionar las cosas y funcionamos en modo piloto automático, es entonces cuando empezamos a aceptarlo todo pasivamente y dejamos de ser nosotros mismos.

¡Párate!, piensa las cosas, piensa qué estás haciendo con tu vida y por qué lo estás haciendo. Piensa si donde estás, lo que haces, cómo actúas, cómo eres… sale de ti mismo o más bien es por un dejarse llevar. Métete en líos pero no te líes. Haz mil cosas, pero piensa por qué las haces.

Seguir leyendo”…


Reflexión KAIRÓS III : Sal y luz del mundo

Evangelio según San Marcos 4,1-20

En aquel tiempo, Jesús se puso a enseñar otra vez junto al lago. Acudió un gentío tan enorme que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y el gentío se quedó en la orilla. Les enseñó mucho rato con parábolas, como él solía enseñar: «Escuchad: Salió el sembrador a sembrar; al sembrar, algo cayó al borde del camino, vinieron los pájaros y se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra; como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y, por falta de raíz, se secó. Otro poco cayó entre zarzas; las zarzas crecieron, lo ahogaron, y no dio grano. El resto cayó en tierra buena: nació, creció y dio grano; y la cosecha fue del treinta o del sesenta o del ciento por uno.» Y añadió: «El que tenga oídos para oír, que oiga.» Cuando se quedó solo, los que estaban alrededor y los Doce le preguntaban el sentido de las parábolas. Él les dijo: «A vosotros se os han comunicado los secretos del reino de Dios; en cambio, a los de fuera todo se les presenta en parábolas, para que por más que miren, no vean, por más que oigan, no entiendan, no sea que se conviertan y los perdonen.» Y añadió: «¿No entendéis esta parábola? ¿Pues, cómo vais a entender las demás? El sembrador siembra la palabra. Hay unos que están al borde del camino donde se siembra la palabra; pero, en cuanto la escuchan, viene Satanás y se lleva la palabra sembrada en ellos. Hay otros que reciben la simiente como terreno pedregoso; al escucharla, la acogen con alegría, pero no tienen raíces, son inconstantes y, cuando viene una dificultad o persecución por la palabra, en seguida sucumben. Hay otros que reciben la simiente entre zarzas; éstos son los que escuchan la palabra, pero los afanes de la vida, la seducción de las riquezas y el deseo de todo lo demás los invaden, ahogan la palabra, y se queda estéril. Los otros son los que reciben la simiente en tierra buena; escuchan la palabra, la aceptan y dan una cosecha del treinta o del sesenta o del ciento por uno.»
Palabra de Dios.

¿Qué relación tengo con la Iglesia? ¿Me siento parte de ella? ¿La uso como “gasolinera”? Es decir, ¿me sirvo de ella cuando necesito algo y no vuelvo hasta que vuelva a necesitar algo más?

 

Evangelio según San Mateo 5, 13-16

Vosotros sois la sal de la tierra. Y si la sal se pone sosa, ¿con qué se salará? Ya no sirve más que para tirarla a la calle y que la pisotee la gente. Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad situada en lo alto de un monte;  ni se enciende una lámpara para meterla debajo del perol, sino para ponerla en el candelero y que brille para todos los de la casa. Empiece así a brillar vuestra luz ante los hombres; que vean el bien que hacéis y glorifiquen a vuestro Padre del cielo.

Conectados a la corriente…

“A menudo puedes ver cables que cruzan las calles. Antes de que la corriente fluya por ellos, no hay luz. El cable somos tú y yo. ¡La corriente es Dios!

Tenemos el poder de dejar pasar la corriente a través nuestro y de este modo generar la luz del mundo: JESÚS; o de negarnos a ser utilizados y permitir que se extienda la oscuridad.” Madre Teresa de Calcuta

Seguir leyendo”…


REFLEXIÓN KAIRÓS II: El que ama la libertad no ama una vida cómoda

Hago lo que me apetece…

 

Se pronuncia la palabra «libertad» e inmediatamente algunos piensan: «Puedo hacer lo que quiera»; o, incluso, «puedo hacer lo que me da la gana»
Se pronuncia la palabra «libertad» e inmediatamente otros piensan: «éstos tienen la intención de hacer algo malo».
Y, Jesús, toma la palabra y dice:
«Si os mantenéis en mi Palabra seréis mis discípulos, y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres» (Jn. 8, 31)
Y, desde entonces, es verdaderamente libre, no quien hace lo que le parece, sino aquel que logra renunciar a todo aquello que le impide ser él mismo y logra elegir el camino que le lleva a la plenitud. La libertad es inseparable de la vocación personal, de la voz que con fuerza Dios pronuncia en lo más hondo de nuestro ser.
La verdadera libertad comienza aquí: dándome cuenta de que soy llamado, de que soy requerido para ser fiel a mi mismo, para ser fiel al proyecto de vida buena y bella que Dios, al crearme, pensó para mi.
Por eso, la libertad no es apetencia, ni camino desviado. Es vocación de fidelidad. Piensen lo que quieran los superficiales: el que ama la libertad ama un camino difícil. No busca soluciones fáciles. Al contrario, reivindica, defiende, una incómoda responsabilidad: mantener la fidelidad a la Verdad.
El camino de la libertad es duro porque asume y defiende siempre la verdad. Y a esto se debe añadir que muchas veces los demás hacen que este camino sea más difícil aún. Hay una especie de cruel oposición a la vida del hombre y la mujer que luchan por su libertad.
Señor, que nadie ni nada me separe de tu verdad; que sepa renunciar a todo aquello que me impide ser fiel a la voz que tu pronuncias en mi interior; que aprenda, con paciencia, a recorrer las sendas de la libertad para que mi vida sea fuente de luz, sea fuente de amor para los demás.
(http://reflejosdeluz11.blogspot.com.es/2015/02/el-que-ama-la-libertad-no-ama-una-vida.html)


Seguir leyendo”…


REFLEXIÓN KARIÓS I: Para, para…¿Qué hago yo aquí?

¿QUÉ HAGO YO EN EL GRUPO KAIRÓS?

Dios nos ha hecho libres…

Soy de Jaén, no he podido elegirlo, pero… ¿puedo elegir ser cristiano o no?

He de ir al colegio/instituto… ahora no puedo elegirlo, pero…puedo elegir ir al grupo Kairós o no, ir a misa o no… ¿qué hago con mi libertad? ¿la uso bien o mal?


“Amigos, Jesús es el Señor del riesgo, es el Señor del siempre «más allá». Jesús no es el Señor del confort, de la seguridad y de la comodidad. Para seguir a Jesús, hay que tener una cuota de valentía, hay que animarse a cambiar el sofá por un par de zapatos que te ayuden a caminar por caminos nunca soñados y menos pensados, por caminos que abran nuevos horizontes, capaces de contagiar alegría, esa alegría que nace del amor de Dios, la alegría que deja en tu corazón cada gesto, cada actitud de misericordia. Ir por los caminos siguiendo la «locura» de nuestro Dios, que nos enseña a encontrarlo en el hambriento, en el sediento, en el desnudo, en el enfermo, en el amigo caído en desgracia, en el que está preso, en el refugiado y el emigrante, en el vecino que está solo. […] En todos los ámbitos en los que nos encontremos, ese amor de Dios nos invita a llevar la Buena Nueva, haciendo de la propia vida una entrega a Él y a los demás.” Papa Francisco, JMJ 2016

 

¿Realmente soy cristiano?

¿Intento ser un buen discípulo de Jesús?

Soy cristiano porqué…
1.- Jesús me llama
2.- Dejo algo para seguirle
3.- Estoy con otros que siguen su vida
4.- Cuido a los “dolientes”

¿Cómo es mi relación con el grupo Kairós?

Nos despedimos con una oración y visitamos a Jesús en el Sagrario…


SESIÓN DE INTERIORIDAD (II) con el psicólogo y profesor D. Juan Francisco Sampedro – APRENDIENDO A MIRAR… PARA ACTUAR

El buen samaritano

En esto se levantó un jurista y le preguntó para ponerlo a prueba: Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar vida eterna?

Él le dijo: ¿Qué está escrito en la Ley? ¿Cómo es eso que recitas?

El jurista contestó: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente. Y a tu prójimo como a ti mismo”‘.

Él le dijo: Bien contestado. Haz eso y tendrás la vida.
Pero el otro, queriendo justificarse, preguntó a Jesús: Y ¿quién es mi prójimo?

Jesús le contestó: Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y lo asaltaron unos bandidos; lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon dejándolo medio muerto.

Coincidió que bajaba un sacerdote por aquel camino; al verlo, dio un rodeo y pasó de largo.

Lo mismo hizo un clérigo que llegó a aquel sitio; al verlo, dio un rodeo y pasó de largo.

Pero un samaritano, que iba de viaje, llegó a donde estaba el hombre y, al verlo, le dio lástima; se acercó a él y le vendó las heridas echándoles aceite y vino.; luego lo puso en su propia montura, lo llevó a una posada y lo cuidó.

Al día siguiente sacó cuarenta pesos y, dándoselos al dueño de la posada, le dijo: “Cuida de él, y lo que gastes de más te lo pagaré a la vuelta”.

Seguir leyendo”…


SESIÓN DE INTERIORIDAD (I) con el psicólogo y profesor D. Juan Francisco Sampedro – FEEL

Canción de Robbie Williams “Feel” – SENTIR-

Ven y toma mi mano
Quiero contactar a los vivos
No estoy seguro de comprender
El papel que tengo que interpretar Me siento y le hablo a Dios
Y él se ríe de mis planes
Mi cabeza habla un lenguaje Que no comprendo
Sólo quiero sentir amor verdadero Sentir el hogar en el que vivo Porque tengo mucha vida Corriendo por de mis venas
Y se va a desperdiciar
No quiero morir
Pero tampoco me entusiasma la vida Antes de enamorarme
Estoy preparándome para dejarla Me asusto hasta morir,
Por eso sigo corriendo
Antes de llegar,
Puedo verme venir

Seguir leyendo”…


“Eres único, eres única”

“Eres único, eres única” 

Eres un regalo para el mundo

En el siguiente papel, vamos a escribir nuestro nombre. A continuación, se lo vamos a pasar a la persona que tenemos a la izquierda. Esta persona va escribir lo que ve en ti: aquello que te hace especial, aquello que hace que seas genial y un regalo para los demás. Después, esta persona volverá a pasar el papel a su izquierda, así hasta que el papel vuelva a ti.

  • ¿Qué ha pasado?
  • ¿Qué es lo me hace ser diferente al resto de personas?

Eres único, eres única

Dios te quiere tal y como eres.

¡Eres genial!

¡Eres único!

Ahora es Dios el que te escribe: TE QUIERO… TAL Y COMO TÚ ERES.

gift-548285_1920 Seguir leyendo”…


Tengo un problema

TENGO UN PROBLEMA

“Amarás al prójimo como a ti mismo” ((Mateo 22, 39)

¡Conecta!

7406_717503061619237_2180709439621232583_n

EL CASO DE PALOMA

Soy Paloma, una chica de Educación Secundaría que ha entrado nueva en el colegio. Mis padres se empeñaron en cambiarme de centro este año, pues decían que querían lo mejor para mí. El colegio que ellos habían buscado era bueno, y, aunque me daba mucha pena dejar a mis amigos y amigas de la infancia, al final acepté.

Los primeros días de clase estuve muy perdida, y los profesores me ayudaron bastante. También mis compañeros, sobre todo tres chicas que enseguida se pusieron a hablar conmigo y a ponerme al corriente de todo lo que ocurría en la clase.

Todo fue bien hasta un par de semanas. De repente, han dejado de hablarme sin saber por qué, y lo peor es que empiezan a meterse conmigo. Algunos dicen que soy la más fea de la clase y me han puesto un mote que no me gusta nada. La chica que acogieron se han vuelto contra mí y, a veces, me amenazan en el recreo. Se lo he dicho a la tutora, pero ha sido peor, porque ha hablado con ellas, ahora me dicen que soy una “chivata”.

Sé que tengo “mis cosas” y que no soy tan perfecta, pero creo que antes de conocerme de verdad ya me han cogido manía. Esto me hace sufrir y pasarlo mal.

Yo también necesito sentirme querida.

DALE VUELTAS

¿Qué es la empatía?

Muchas veces no podemos entender lo que siente una persona porque lo vemos lo que ocurre desde fuera, y actuamos como espectadores de la escena. Vamos a ponernos en el lugar de la otra persona. Eso se llama empatía.

Seguir leyendo”…


¿Quién quiero ser en un futuro?

Muchas veces he escuchado a personas decir: “Quiero ser escritor”, “quiero comprarme un carro”, “quiero estudiar pintura”…

¿Y por qué no lo hacen? Aunque suene a cliché, “querer es poder”. Muchas veces las limitaciones nos las ponemos nosotros mismos. Voy a retomar algunas conversaciones que he tenido con varias personas en tiempos pasados:
Seguir leyendo”…


© 2017 Jóvenes Parroquia Basílica San Ildefonso de Jaén