Un grupo que no pasa de moda: la comunidad cristiana

A FONDO. DESCUBRO A DIOS EN MI VIDA

25. NO ESTAMOS SOLOS

“Nadie consideraba sus bienes como propios sino que todo lo tenían ellos en común.” Hechos 4,32

– Estos son los míos…

– Ser con los demás…

– Ser comunidad…

“Una comunidad es un grupo de personas que rezan juntas, pero que también hablan juntas; que ríen en común e intercambian favores; están bromeando juntas y juntas están serias; a veces están en desacuerdo, pero sin animosidad, como se está a veces con uno mismo, utilizando ese raro desacuerdo para eforzar siempre el acuerdo habitual.

Aprenden algo unos de otros o lo enseñan unos a otros.

Echan de menos, con pena, a los ausentes.

Acogen con alegría a los que llegan.

Hacen manifestaciones de este u otro tipo, chispas del corazón de los que se aman, expresadas en el rostro, en la lengua, en los ojos, en mi gestos de ternura.

Y cocinan juntos los alimentos del hogar, en donde las almas se unen en conjunto y donde varios, al fin, no son más que uno.”

San Agustín, confesiones

MinoCenaEcologica

No te lo pierdas…

Un grupo que no pasa de moda: la comunidad cristiana

Esta historia comenzó hace más de 2000 años. Ningún grupo humano ha durado tanto como el de la comunidad cristiana (Iglesia).

“Los cristianos no se distinguen de los demás hombres ni por su tierra, ni por su lengua, ni por sus costumbres…Están sobre la tierra, pero su ciudadanía es la del cielo.

Se someten a las leyes establecidas pero con su propia vida superan las leyes. Aman a todos y todos les persiguen.

Se los desconoce y con todo se los condena. Son llevados a la muerte y con ello reciben la vida.

Son pobres y enriquecen a muchos.

Les falta todo pero les sobra todo.

Son deshonrados pero se glorían en la misma deshonra.

Son calumniados, y en ello son justificados.

Se los insulta y ellos bendicen.

Se los injuria y ellos dan honor.

Hacen el bien y son castigados como malvados.

Ante la pena de muerte se alegran como se se les diera la vida.

Los judíos les declaran guerra como a extranjeros y los griegos les persiguen, pero los mismos que les odian no pueden decir motivos de su odio.

Para decirlo con brevedad, lo que es el alma en el cuerpo, eso son los cristianos en el mundo.”

Carta a Diogneto (sobre el año 200)


El comportamiento dentro de la Iglesia

Volvemos después de la Semana Santa. Felices porque Jesús ha resucitado, porque nosotros los cristianos creemos en un Dios vivo, porque ha vencido a la muerte y nos ha dado su AMOR.

Antes de continuar con nuestra reunión hagamos un evaluación de cómo yo he vivido esta Semana Santa.

Revisión de Semana Santa:

  1. ¿Cómo he celebrado la Semana Santa? ¿Cómo un cristiano o como un ateo? ¿Cómo un cofrade cristiano o como un cofrade a secas?
  2. ¿Me he encontrado con Dios? ¿He acompañado a Jesús en su Pasión, Muerte yResurrección?
  3. ¿Han servido las reuniones de Cuaresma para vivir mejor la Semana Santa?
  4. ¿He celebrado la Semana Santa con el grupo Kairós? (Confesiones, Domingo de Ramos, recepción de los Santos Óleos, turno de vela, oficios, Vigilia Pascual…? Sí/No ¿Por qué? ¿Qué es lo que más me ha gustado?
  5. Jesús me esperaba en el Sagrario, en la Eucaristía, en el silencio de la oración… ¿Me he perdido en el ruido de la calle o lo he buscado?

“La PAZ del resucitado para el mundo”

Comportamiento en la Eucaristía

Cuando vamos a una Iglesia, ¿qué es lo que tenemos que hacer? ¿Y en la Eucaristía? ¿Sabemos que hay que hacer en cada momento y por qué se hace? A continuación, trataremos este tema y aprenderemos más sobre cómo hay que comportarse en la eucaristía.

Lo primero que vamos a presentar en una reflexión de Sonia Vazquez sobre el comportamiento en las Iglesia. Leámoslo.

“SILENCIO EN LA IGLESIA, POR EL AMOR DE DIOS”

Seguir leyendo”…


Como vestimos y actuamos en la Iglesia

Como Vestimos

La forma en que vestimos refleja cuanto respetamos al anfitrión y la dignidad del evento. Es por eso, por ejemplo, que nos presentamos bien vestidos a una entrevista de trabajo, a un banquete de gala, a una boda o un funeral.

Si los católicos comprendiesen el significado sublime de la Santa Misa, deberían manifestar el mayor respeto en la forma que se visten. 

No se trata de juzgar a las personas por su apariencia. Bien nos lo enseña Santiago:

Supongamos que entra en vuestra asamblea un hombre con un anillo de oro y un vestido espléndido; y entra también un pobre con un vestido sucio;  y que dirigís vuestra mirada al que lleva el vestido espléndido y le decís: «Tú, siéntate aquí, en un buen lugar»; y en cambio al pobre le decís: «Tú, quédate ahí de pie», o «Siéntate a mis pies». ¿No sería esto hacer distinciones entre vosotros y ser jueces con criterios malos? -Santiago 2,2-4.

Seguir leyendo”…


© 2017 Jóvenes Parroquia Basílica San Ildefonso de Jaén