Jueves Santo 2017- Turno de vela KAIRÓS “No hay amor más grande que el de aquel que da la vida por sus amigos”

TURNO DE VELA 2017 – KAIRÓS SAN ILDEFONSO

 

  • ORACIÓN INICIAL

Señor Jesús

Vengo a orar contigo y te pido al comenzar

que me ayudes a contemplar, a participar y a comprender

lo que hiciste la noche del Jueves Santo,

te pido que me des fuerza para seguirte

y luz para elegir tú camino…

  • MONICIÓN DE ENTRADA

A esta noche del Jueves Santo se le llama con razón: “Día del amor fraterno”.

Las palabras de Jesús, las cosas que realizó, los gestos inolvidables durante la última Cena, proclaman bien alto su generosidad desbordante y su amor incondicional. Antes de entregarse a la muerte, por amor quiere darnos la prueba suprema del mismo y nos quiere dar las pautas para enseñarnos cómo tenemos que amar a los demás.

Cristo conoce bien el corazón del hombre. Sabe que muchas veces traicionamos las promesas; que no somos fieles a nuestros compromisos; que somos débiles a la hora de la entrega; que muchas veces amamos solamente de palabra. Él mismo fue testigo y experimentó esta misma amargura en uno de los suyos.

En la escuela de Jesús, próxima a la Cruz, podemos hoy aprender la gran lección que Él nos brinda.

Con espíritu recogido y en silencio, empecemos nuestra celebración mirando al Señor, ejemplo supremo de amor y de entrega.

Silencio (oración personal)

 

  • MOTIVACIÓN

En la televisión nos acostumbramos a presenciar escenas tremendas de sufrimientos, de catástrofes sin inmutarnos ¡podemos llegar a hacernos insensibles!

Jesús murió en la cruz: era un suplicio terrible, al que se sumaban las burlas de unos, la indiferencia de otros.

Seguir a Jesús nos lleva a elegir: ¿somos de los que hacemos sufrir a otros por nuestros gestos y palabras, nuestras burlas, nuestra grosería, nuestro egoísmo, nuestra cobardía?

Pongamos nuestros ojos en Jesús y preguntémonos, ¿qué camino nos invita a seguir?

Silencio (oración personal)

 

  • ORACIÓN

Jesús, camino hacia Dios,

Jesús, camino de los hombres,

¿tu viaje se detendrá ante la cruz?

Jesús crucificado, desde la cruz,

perdonas a quienes

te traicionan y humillan.

Por este Amor total

transformas el sufrimiento

en victoria de la VIDA.

Al morir en la cruz,

lo renuevas todo.

Jesús, ¡Tú nos abres un camino nuevo!

Jesús, ¡Tú eres el nuevo camino!

Tú eres el Amor que salva,

el Amor que hace nacer,

el Amor que da la vida eterna.

Desde la cruz el Amor enciende la VIDA.

Tú eres el camino abierto para siempre…

 

Silencio (oración personal)

 

 

  • PARA MEDITAR – “DURANTE LA CENA LES ANUNCIA LO QUE PASARÁ”

Aunque Jesucristo ve que el conflicto que lo enfrenta con los poderosos de su tiempo tendrá graves consecuencias, sabe que está cumpliendo la voluntad de Dios Padre y de todas maneras decide celebrar con sus amigos la cena pascual.

Antes de empezar a cenar, Jesús lava los pies a sus discípulos, un gesto con el que les hace ver que hay que estar al servicio de los demás como lo está Él.

Durante la cena les anuncia lo que pasará: será traicionado por uno de ellos (Judas Iscariote), todos lo abandonarán e incluso Pedro negará ser su discípulo.

Para los cristianos de todos los tiempos, esta cena pascual de Jesús con sus discípulos -la Última Cena- es recordada sobre todo porque, en ella, Jesús:

  • Confía a los discípulos el mandamiento nuevo, el mandamiento del amor.
  • Les promete que, a pesar de todo, seguirá entre ellos a través de la Eucaristía.

Silencio (oración personal)

  • PARA MEDITAR – “NOS DAS EL MANDAMIENTO NUEVO”

Esto nos cuenta San Juan:

Antes de la fiesta de la  Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo.

Estaban cenando, ya el diablo le había metido en la cabeza a Judas Iscariote, el de Simón, que lo entregara, y Jesús, sabiendo que el Padre había puesto todo en sus manos, que venía de Dios y a Dios volvía, se levanta de la cena, se quita el manto y, tomando una toalla, se la ciñe; luego echa agua en la jofaina y se pone a lavarles los pies a los discípulos, secándoselos con la toalla que se había ceñido.

Llegó a Simón Pedro, y éste le dijo:

“Señor, ¿lavarme los pies tú a mí?”

Jesús le replicó: “Lo que yo hago tú no lo entiendes ahora, pero lo comprenderás más tarde.”

Pedro le dijo: -“No me lavarás los pies jamás.”                                                                                                                      Jesús le contestó: “Si no te lavo, no tienes nada que ver conmigo.”                                                                   Simón Pedro le dijo: “Señor, no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza.”.

Cuando acabó de lavarles los pies, tomó el manto, se lo puso otra vez y les dijo:

“¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis “el Maestro” y “el Señor”, y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Maestro y el Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros; os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis.”

Silencio (oración personal)

  • PARA MEDITAR – “LA REVOLUCIÓN DEL AMOR”

Jesús llama a cosas muy concretas. Él propone una revolución que es el servicio. El servicio que Él solicita, lavar los pies, brota del Amor. No hay ni señores ni siervos, ni superiores ni inferiores. Hay sólo hijos de un mismo Padre. Esa es nuestra identidad más profunda, nuestra vocación.

Jesús realiza un trabajo de esclavos para mostrarnos que, según el Dios Abbá con quien está estrechamente vinculado en la contemplación de la realidad y en la soledad del silencio, todos somos hermanos. Dios, el Padre, su Padre, le envía a decirnos que todos somos hermanos. La escena recoge un momento especial de una cena, la solemne cena de la celebración de la Pascua. Jesús deseaba ardientemente aquella cena. Sabía que algo grande le iba a ocurrir; y quiere celebrarla con sus amigos. Es su momento; es su hora.

Silencio (oración personal)

  • PARA MEDITAR – “EL AMOR SE ENSEÑA CON EL EJEMPLO”

Muchas veces queremos enseñar el amor por medio de palabras. No nos damos cuenta que Jesús propone otro camino. Más difícil y comprometido, pero también más efectivo y cercano al sentir de Dios.

El amor se enseña a través del ejemplo. La vida pública de Jesús es una constante preocupación y actividad en bien de los demás. Jesús anuncia el Reino a través de gestos liberadores, haciendo presente el Reino en la vida de la gente de su tiempo, especialmente de los más sufridos, que son los preferidos de Dios.

Al acercarse el fin de su vida quiere enseñarles a sus discípulos que esto es lo más importante, lo que permite conocer a Dios, lo que lo anuncia y hace presente con fidelidad. El amor llevado a la vida práctica.

¿Seguimos el ejemplo de Jesús?

¿Por qué nos cuesta?

¿Dónde ponemos el acento en nuestro anuncio?

¿Seguimos los pasos de Jesús?

 

Silencio (oración personal)

 

  • PARA MEDITAR – “COMULGAR”

Comulgar es llegar a ser lo que comemos. Es desear vivamente “tener los mismos sentimientos” de Jesús. Es incorporar, hacer propia su misma vida. No otra cosa es ser cristiano que vivir con Jesús, vivir como Jesús, vivir para Jesús, vivir en Jesús. Como crecemos en edad, en conocimientos, en experiencia, también hemos de crecer en identificación con Él. Puestos, de nuevo, los ojos en Jesús-Eucaristía pensamos en qué y cómo nos vamos pareciendo a Él, y en las dificultades que tenemos para asimilar su vida de modo que se transparente a los demás.

Silencio (oración personal)

 

  • ACCIÓN DE GRACIAS

Nuestra plegaria de esta noche de Jueves Santo, tiene que ser de profundo agradecimiento.

Demos gracias a Dios por todo lo que hoy nos regala.

Silencio (oración personal)

 

  • ORACIÓN FINAL

Señor Jesús,

te pido que viva en verdad la Semana Santa.

 

Deseo estar a tu lado, Jesús,

ser un discípulo más,

en la mesa del pan de tu “cuerpo partió”

Y del “vino de tu vida derramada”

uno más en la angustia del Getsemaní,

en el palacio de Pilato

y en casa del sanedrín.

 

Deseo estar cerca de ti, Jesús.

Que me mires como miraste a Pedro

aquella noche oscura y fría;

y que, al calor de tu mirada,

pueda llorar de emoción al sentirme, por fin,

perdonado de traiciones y cobardías.

 

Deseo caminar a tu lado, Jesús.

Caminar por las empinadas calles

de Jerusalén, del mundo y de mi barrio,

siendo Cirineo que carga

sobre sus frágiles hombros

un trozo de tu cruz

en la cruz de mis hermanos.

 

Deseo estar cerca de ti, Jesús.

Junto a tu madre y las mujeres

que no te abandonaron;

junto a los pobres, que esperan tu Reino,

junto a tus discípulos hoy, nosotros, tu Iglesia,

que hoy anuncian tu muerte

y proclaman tu resurrección.

 

Te pido, Jesús.

Que me des fuerzas para llevar mi cruz

y para ayudar a otros a llevar la suya.

 

 


ACTO PENITENCIAL KAIRÓS 2017 – El día de la reconciliación

TERMINAMOS CUARESMA

En esta Cuaresma Señor, hemos recorrido un camino juntos…hemos orado junto a nuestras hermanas de las Bernardas, hemos descubierto que quién ama la verdad y la libertad no ama una vida cómoda, hemos estado cerca de la familia misionera García Cruz, junto a nuestros amigos Carla, Paco y Moi, hemos profundizado en nuestro interior, en nuestros miedos, sueños, anhelos, dificultades…y hemos aprendido que somos capaces de vencer todas las tentaciones, por difíciles que sean, siendo hermanos, siendo tus amigos, siendo tus discípulos y siendo sal y luz de la tierra…

Ahora, antes de comenzar la Semana Santa venimos ante ti Señor para pedirte perdón por el mal que hemos hecho, por el bien que hemos dejado de hacer y para pedirte que siempre te sintamos cerca, siendo nuestra alegría y nuestra mayor fortaleza.

 

Juntos rezamos diciendo…

En este tiempo de Cuaresma,
cuando nos preparamos para celebrar
la muerte de Jesús y su vida para siempre,
te pedimos, padre, que renueves nuestro interior
para que creamos de verdad en Él
y sepamos vivir como Él.

Demasiado  a menudo nos pueden
la pereza y el desinterés.
Demasiado a menudo sólo miramos por nosotros.

Y no somos capaces de ver la felicidad que podemos encontrar
si abrimos los ojos como Jesús,
si actuamos como Jesús,
si amamos como Jesús,
si te amamos a ti, Dios, Padre
como Jesús te ama.

Padre, perdona el mal que hay en nosotros,
la inconsciencia y la pereza que hay en nosotros.
Padre, renuévanos,
condúcenos por el camino de la conversión,
acércanos a Jesús,
para que sepamos hallar la felicidad
allí donde Él la hallaba.

Seguir leyendo”…


¡Comenzamos CUARESMA en el CONVENTO de las BERNARDAS!

ORACIÓN CUARESMAL 2017

Nos ponemos en la presencia del Señor…

(En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.)

PARA, PARA… ¿QUÉ HAGO YO AQUÍ?

Me pongo en camino…

Jesús, estoy ante ti. Quiero cultivar mi amistad contigo, en el silencio, en el encuentro personal…en la oración.

Jesús, quiero ir descubriendo poco a poco quién eres, tu misterio, tus valores, tu propuesta, tus sentimientos y el amor con el que me coges y me buscas…

Jesús, te miro y quiero descubrir cómo me ves tú y como me sueñas.

Estoy aquí Señor, porqué quiero estar contigo…

CANTO 

PARA ESTAR CONTIGO (Ruah)

Solo tú, Señor, tú, solo tú eres mi anhelo

Solo tú, Señor, tú, solo tú en quien espero

mi dolor, mi rabia, mi tensión a ti te entrego

Quita tú lo que hoy no puedo yo y es nuestro freno.

Tú, Señor me has dado un corazón libre y con fuego

Tú Señor me has dado guía y luz y aún me pierdo

Aquí estoy para estar contigo

Aquí estoy quiero estar contigo.

 

(REFLEXIÓN – en silencio)

“Orar es tratar de amistad estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama.” (Santa Teresa de Jesús)

 

“El deseo de orar es ya una oración.” (Georges Bernanos)

Seguir leyendo”…


Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos – 18 al 25 de enero de 2017

Al menos una vez al año, muchos cristianos toman conciencia de la gran diversidad de formas de adorar a Dios, se conmueven y caen en la cuenta de que no es tan extraña la manera en que el prójimo rinde culto a Dios.

El acontecimiento que desencadena esta experiencia única se conoce como la Semana de oración por la unidad de los cristianos. Congregaciones y parroquias de todo el mundo toman parte en la semana de oración, que se celebra tradicionalmente del 18 al 25 de enero (en el hemisferio norte) y en torno a Pentecostés (en el hemisferio sur). Durante este período, se intercambian los púlpitos y se organizan oficios ecuménicos especiales.

Información y recursos  en la página de la Conferencia Episcopal Española

Seguir leyendo”…


© 2017 Jóvenes Parroquia Basílica San Ildefonso de Jaén

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies