ORACIÓN DE TAIZÉ “Artesanos de paz”

El viernes, 15 de enero, participamos en una oración muy especial. Una oración de Taizé a la que nos invitaron los jóvenes del grupo Youcat de la parroquia de la Inmaculada de Mengíbar.

_DSC0013

En ella, pedimos por la paz que tanta falta hace en nuestro mundo.

¡Muchísimas gracias Youcat “La Inmaculada” por esta maravillosa noche en la que tanto hemos compartido! Unidos siempre en la oración.

taize

ORACIÓN POR LA PAZ

Canto: Laudate omnes gentes, láudate dominum, laudate omnes gentes, láudate dominum(Alabad al Señor todos los pueblos)

_DSC0004

Meditación: Hoy para muchos, darle su confianza a Dios no es para nada obvio. Si Dios existe y está tan más allá de todo lo que podemos imaginar: ¿Cómo estar unidos a él que nos sobrepasa infinitamente? Es así que al escuchar a los primeros cristianos podemos confiar en ellos. Ellos nos dicen que podemos volvernos hacia Cristo Jesús. Dios es como el sol, es demasiado deslumbrante para que podamos verlo. Pero Jesús deja transparentar la luz de Dios. Los primeros cristianos llegaron hasta decir que ese Jesús era el Hijo de Dios. Para seguirlos, tuvieron que hacer un salto. La vida extremadamente simple de Jesús, descrita en los evangelios, contrasta con esta afirmación. Jesús es el Hijo de Dios: ¿qué quiere esto decir? Esto significa que él no vino para decirnos lo que hay que hacer y lo que no, sino que para comunicarnos la misma vida de Dios. Lo que es y lo que será siempre la gran y sorprendente novedad es que Jesús comunicó la luz de Dios a través de una vida muy simple. No era un superhombre, en él no había nada inhumano. Llegó hasta querer a sus enemigos, puesto que Dios no excluye a nadie de su amor. En la cruz, abrió una fuente que nunca se secará, la fuente del perdón de Dios. Beber de esta fuente nos concede volvernos siempre más profundamente humanos. Y, después de su resurrección, la primera palabra que les dirige a sus discípulos es «la paz esté con vosotros.» La paz de Cristo, es más que un sentimiento que se quedaría dentro de nosotros. Con su paz, Cristo nos da la capacidad de crear relaciones de paz alrededor de nosotros. ¿Podríamos escuchar más la voz de Cristo que, muy discretamente, sin imponerse, deposita su paz en nuestro corazón, haciendo de nosotros artesanos de paz, mujeres y hombres de compasión? (Hermano Alois, de Taizé. Meditación.)

Seguir leyendo”…


© 2017 Jóvenes Parroquia Basílica San Ildefonso de Jaén