PEJ Virgen de la Cabeza 2017: testimonio de Alba Mª


El 27 de octubre comenzó un encuentro increíble , un grandioso fin de semana donde vivimos la experiencia de subir al Cerro de la Virgen de la Cabeza por el camino viejo. Nos acercamos un poquito más a la Virgen María y conocimos a jóvenes de nuestra Diócesis que al igual que yo, hemos decidido vivir nuestra fe.

Quizá lo más especial para mi fue el sábado cuando después de un merecido descanso comenzamos las actividades que teniamos propuestas y comenzamos con un juego donde primero dos personas se unían a través de los cordones de las zapatillas e iban hacia el lado contrario , poco a poco el juego se iba complicando al unirse parejas y terminamos en grupos de 8 y algunos de 12. De ese juego aprendí que aunque el trabajo en equipo a veces resulta complicado, cuando nos coordinamos resulta satisfactorio.
Antes de cenar nos dirigimos al Santuario para orar , y después en equipos de 2 jugamos a subir hacia la estatua de la Virgen a través de dos caminos diferentes intentando no ser “cazados” por los seminaristas.
Al llegar de nuevo a la casa , un pequeño grupo nos quedamos fuera cantando y bailando con la guitarra.
El domingo por la mañana comenzamos el día rezando los Laudes, continuamos preparando la misa y celebrando la Eucaristía.
Antes de marcharnos tuvimos un pequeño tiempo de descanso donde intercambiamos número con toda la gente que habíamos conocido justo antes de iniciar el trayecto de vuelta a casa.
Personalmente animo a todo el mundo a participar en esta experiencia  porque las risas, la diversión y el contacto con la naturaleza están asegurados.