Reunión informativa para padres sobre el grupo de adolescentes Kairós ¡te esperamos!

REUNIÓN INFORMATIVA PARA PADRES SOBRE EL GRUPO KAIRÓS

Viernes 3 de noviembre a las 20:30 h 

  1. Para tener un encuentro personal con Jesús y cuidar tu amistad con Él

Se trata de algo muy personal que nadie va a hacer por ti: buscar a Dios en tu vida y vivir continuamente de Cristo.

El grupo Kairós te ofrece un montón de oportunidades diferentes para conocer más y mejor a Jesús y para aprender a orar (hablar con Él y escucharlo).

Recuerda: no se puede querer a quién no se conoce.

 

  1. Vivir en la Iglesia, comunidad de caridad

Estás en una edad de un gran crecimiento y cambio…por eso en Kairós queremos ayudarte a conocerte más, a que descubras el montón de dones que Dios te ha dado y el inmenso bien que puedes hacer si estás dispuesto a ponerlos al servicio de los demás. Y todo esto siempre a la luz del Evangelio.

 

  1. Ser apóstoles, testigos

En un momento vital de tantas dudas, novedades, inquietudes…en el grupo Kairós te invitamos a caminar juntos y formar comunidad, siendo apoyo unos para otros y compartiendo la alegría de la fe.

El que vive en Cristo, el que es un BUSCADOR DE DIOS, LO ENCONTRARÁ, y sabrá que no es lo mismo vivir con Cristo que vivir solo.

¡No podemos ser cristianos adormilados! Te invitamos a ser un joven cristiano activo en la parroquia.

¿Te atreves?

Descargar (PDF, 207KB)


KAIRÓS se va de feria – San Lucas ’17

¡Y llegó San Lucas!

Y un año más el grupo Kairós de San Ildefonso pasamos junto a jóvenes de otras parroquias una tarde de convivencia en la feria de Jaén.

Los coches locos, la lavadora, el fly fla…¡en un montón de atracciones nos montamos!

Y también hubo tiempo para mover un poco el esqueleto en varias casetas y pasar un buen rato de convivencia lleno de risas y diversión.

¡Gracias Señor…! El año que viene más y mejor 😉


Bienaventuranzas para ser Santos

Bienaventurado si, en aquello que haces, no eres negativo: verás que hay muchas cosas positivas en ti.

Bienaventurado si, en lo que realizas, eres inconformista: porque experimentarás que la mano de Dios te empuja a superarte a ti mismo.

Bienaventurado si, en tu camino, no vives de espaldas a los demás: comprobarás que Dios te rodea con gente que te quiere.

Bienaventurado si, en lo que piensas, no buscas solamente tu beneficio personal: alcanzarás felicidad promoviendo el bienestar de los demás.

Bienaventurado si, allá donde trabajas, vas al fondo de las cosas: porque contribuirás a perfeccionar la creación del mismo Dios.

Bienaventurado si, en las pequeñas cosas de cada día, te mejoras y potencias a los demás: descubrirás que la santidad se talla con pequeños golpes.

Bienaventurado si, aún mirando al cielo, eres consciente de que tú puedes hacer algo por la tierra: te dará satisfacción el sembrar el amor de Dios en medio de los hombres.

Bienaventurado si, observando el mundo que te rodea, no te conformas con ser un mero autómata y pides ayuda de las alturas: tus fuerzas lejos de disminuir, serán inagotables por la presencia divina.

Bienaventurado si, ante tantas situaciones de miseria, tu corazón no se endurece: Dios recordará las veces en que fuiste sensible.

Bienaventurado si, en la soledad que te acecha, descubres la comunión con Dios y con tantos hombres y mujeres que te han precedido, sentirás en propia carne el secreto de aquellos que murieron con esperanza: Jesucristo.

Bienaventurado si, a pesar de los tropiezos, te mantienes en pie: te darás cuenta que la fidelidad es más auténtica cuando se prueba con las dificultades.

Bienaventurado si, contemplando los santos de madera, no te confundes con lo auténticamente importante: hay que tener buena madera para ser un buen santo.

Bienaventurado si, contemplando a los santos, no te desanimas: ellos también –en muchos sentidos- fueron como tú, de carne y hueso.

Bienaventurado si, rezando ante los santos, no miras demasiado arriba: ellos vivieron comprometidos en la cruda realidad de aquí abajo.

Bienaventurado si, pensando en los santos, no los ves demasiado lejos: porque forman parte de nuestra gran familia. La familia de los hijos de Dios.

Bienaventurado si, les das movimiento a los santos: porque lejos de estar muertos son motor para nuestra vida, ejemplo para nuestras obras, aliento para nuestras palabras.

Bienaventurado si, lejos de parecerte un imposible, descubres que la santidad puede cambiar tu vida: el Espíritu encontrará contigo un aliado perfecto para construir el reino de Dios en la tierra.

Bienaventurado si, lejos de sentirte un bicho raro, te ves original: Dios te hará ser luz en la oscuridad y punto de referencia en una sociedad donde se confunde todo.

Bienaventurado si, en la Eucaristía, encuentras una fuente para tu sed y alimento para tu hambre, porque edificarás tu vida en los mismos cimientos que los santos levantaron su propia existencia: el amor de Cristo.

 

Javier Leoz


DOMUND 2017: sé valiente, la misión te espera

Octubre es un mes dedicado especialmente a la misión universal. Se ha elegido este mes como el Mes Misionero, puesto que el descubrimiento de América, abrió las puertas de la evangelización a una nueva época, en la que cobraría un impulso y una fuerza inusitada, permitiendo la llegada del Evangelio a una inmensa cantidad de hombres y mujeres que habitan hoy el suelo americano. El 2º domingo de Octubre se celebra la Jornada Mundial de las Misiones, popularizada con el nombre de DOMUND  o Domingo Mundial de las Misiones.

DOMUND 2017: “Sé valiente, la misión te espera”

 

Descargar (PDF, 869KB)


© 2017 Jóvenes Parroquia Basílica San Ildefonso de Jaén

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies