No estamos hechos para estar solos, y menos en Navidad