Conocemos a la Madre Teresa de Calcuta


De sangre soy albanesa. De ciudadanía, India. En lo referente a la fe, soy una monja Católica. Por mi vocación, pertenezco al mundo. En lo que se refiere a mi corazón, pertenezco totalmente al Corazón de Jesús.

 La Madre Teresa de Calcuta, fue una gran santa que entrego su vida por los más pobres, no tenía miedo de cuidar con ternura a los leprosos contagiosos y a los moribundos. Si tenía un minuto libre, por ejemplo en el tren, o en el avión, cogía cualquier trozo de papel y escribía con su letra temblorosa cosas importantes acerca de Dios, de las que podemos aprender  bastante. 

Un vez hizo esta anotación (no le puso el titulo “confirmación” pero se refería justamente a ella):

A menudo puede ver cables que cruzan las calles. Antes de que la corriente fluya por ellos, no hay luz. El cable somos tú y yo. ¡La corriente es Dios!
Tenemos el poder de dejar pasar la corriente a través nuestro de este modo genera la luz del mundo: JESÚS; o de negarnos a ser utilizados y permitir que se extienda la oscuridad.

Nació el 26 de agosto de 1910 en Skopje (Antigua República Yugoslava), Era la menor de los hijos de Nikola y Drane Bojaxhiu, recibió en el bautismo el nombre de Gonxha Agnes, hizo su Primera Comunión a la edad de cinco años y medio y recibió la Confirmación en el 1916. Desde su Primera Comunión, llevaba en su interior el amor por las almas.

Cuando tenía dieciocho años,  deseosa de hacerse misionera, dejó su casa 1928 para ingresar en el Instituto de la Bienaventurada Virgen María, conocido como Hermanas de Loreto, en Irlanda. Allí recibió el nombre de Hermana María Teresa (por Santa Teresa de Lisieux). En  1929 llego a Calcuta. Sus primeros votos fueron en 1931, la Hermana Teresa fue destinada a la comunidad de Loreto Entally en Calcuta, donde enseñó en la Escuela para chicas St. Mary. En   mayo del 1937, la Hermana Teresa hizo su profesión perpetua convirtiéndose entonces, como ella misma dijo, en “esposa de Jesús” para “toda la eternidad”. Desde ese momento se la llamó Madre Teresa. Continuó enseñando en St. Mary convirtiéndose en directora del centro en 1944. Al ser una persona de profunda oración y de arraigado amor por sus hermanas religiosas y por sus estudiantes, los veinte años que Madre Teresa transcurrió en Loreto estuvieron impregnados de profunda alegría. Caracterizada por su caridad, altruismo y coraje, por su capacidad para el trabajo duro y por un talento natural de organizadora, vivió su consagración a Jesús entre sus compañeras con fidelidad y alegría.

El 20 de diciembre del 2002 el mismo Papa Juan Pablo II aprobó los decretos sobre la heroicidad de las virtudes y sobre el milagro obtenido por intercesión de Madre Teresa. Y el 18 de octubre del 2003 fue beatificada.

Misioneras de la Caridad.

madreteresablog-colorDurante  un viaje de Calcuta a Darjeeling para realizar su retiro anual, Madre Teresa recibió su “inspiración,” su “llamada dentro de la llamada”. Durante las sucesivas semanas y meses, mediante locuciones interiores y visiones, Jesús le reveló el deseo de su corazón de encontrar “víctimas de amor” que “irradiasen a las almas su amor”. “Ven y sé mi luz”, Jesús le suplicó. “No puedo ir solo”. Le reveló su dolor por el olvido de los pobres, su pena por la ignorancia que tenían de Él y el deseo de ser amado por ellos. Le pidió a la Madre Teresa que fundase una congregación religiosa, Misioneras de la Caridad, dedicadas al servicio de los más pobres entre los pobres. Pasaron casi dos años de pruebas y discernimiento antes de que Madre Teresa recibiese el permiso para comenzar. En 1948 se vistió por primera vez con el sari blanco orlado de azul y atravesó las puertas de su amado convento de Loreto para entrar en el mundo de los pobres. Visitó a las familias, lavó las heridas de algunos niños, se ocupó de un anciano enfermo que estaba tendido en la calle y cuidó a una mujer que se estaba muriendo de hambre y de tuberculosis. Comenzaba cada día entrando en comunión con Jesús en la Eucaristía y salía de casa, con el rosario en la mano, para encontrar y servir a Jesús en “los no deseados, los no amados, aquellos de los que nadie se ocupaba”. Después de algunos meses comenzaron a unirse a ella, una a una, sus antiguas alumnas.

En 1950 fue establecida oficialmente en la Archidiócesis de Calcuta la nueva congregación de las Misioneras de la Caridad. Al inicio de los años sesenta, Madre Teresa comenzó a enviar a sus Hermanas a otras partes de India. El Decreto de Alabanza, concedido por el Papa Pablo VI a la Congregación en febrero de 1965, animó a Madre Teresa a abrir una casa en Venezuela. Ésta fue seguida rápidamente por las fundaciones de Roma, Tanzania y, sucesivamente, en todos los continentes.

  • 1963 Hermanos Misioneros de la Caridad.
  • 1976 contemplativa de las Hermanas.
  • 1979 los Hermanos Contemplativos.
  • 1984 los Padres Misioneros de la Caridad.

Creó los Colaboradores de Madre Teresa y los Colaboradores Enfermos y Sufrientes, personas de distintas creencias y nacionalidades con los cuales compartió su espíritu de oración, sencillez, sacrificio y su apostolado basado en humildes obras de amor. Este espíritu inspiró posteriormente a los Misioneros de la Caridad Laicos.  En respuesta a las peticiones de muchos sacerdotes, Madre Teresa inició también en 1981 el Movimiento Sacerdotal Corpus Christi como un “pequeño camino de santidad” para aquellos sacerdotes que deseasen compartir su carisma y espíritu.

ANECDOTAS DE LA MADRE TERESA

La importancia de la oración:

En otra ocasión algunas religiosas que Madre Teresa visitaba en cierto país, hablaron con ella, pues como tenían mucho trabajo consideraban que debían reducir el tiempo de oración. Y la Madre Teresa les preguntó “¿Cuánto tiempo oran al día?”… y una de las religiosas le contestó: “una hora”. “Muy bien -dijo Madre Teresa- a partir de mañana que sean dos”..

Hoy en día, por norma establecida por Madre Teresa, las religiosas deben orar al día, la misma cantidad de horas que dedican al trabajo. Si trabajan 5 horas, deben orar 5 horas y así sucesivamente. Esto es para dar toda la importancia debida a nuestro diálogo con el Señor.

Dios provee:

En una oportunidad Madre Teresa necesitaba viajar urgentemente a Roma junto a dos de sus religiosas. Llegaron al aeropuerto con sus pocas pertenencias y consultaron por el precio de los pasajes, y viendo que no les alcanzaba el dinero, las religiosas de Madre Teresa se entristecieron, pero ella les dijo “No se preocupen, que si es la Voluntad de Dios, Él nos proveerá”… Y enseguida se fueron a sentar por allí, cuando un hombre que caminaba por el pasillo reconoció a Madre Teresa. El, cuando joven, la había conocido en unos trabajos solidarios. Se acercó amablemente a saludarla y la invitó junto a las hermanitas a su oficina… Ahora era uno de los directores de la Aerolínea. Le preguntó a Madre Teresa porque estaba en el aeropuerto y ella le explicó. Inmediatamente el hombre le regaló los pasajes de avión que las tres religiosas necesitaban…

Descanso en el amor:

Pregunté a la Madre Teresa en Calcuta: ¿cuándo descansa? y me dijo: Descanso en el amor. Le pregunté: ¿cuál es el lugar del hombre? y me dijo: Donde sus hermanos lo necesitan. Le dije: nunca la escuche hablar de política, y me dijo: Yo no puedo darme el lujo de la política, una sola vez me detuve 5 minutos a escuchar un político, y en esos 5 minutos se me murió un viejecito en Calcuta.

Solo por amor:

Una señora, impresionada por verla bañar a un leproso, le dijo:
– Yo no bañaría a un leproso ni por un millón de dólares,
La Madre Teresa le contestó:
– Yo tampoco porque a un leproso solo se lo puede bañar por amor.
Señora rica
Cuenta la Madre Teresa que una señora hindú, muy rica, fue a verla y le dijo: “Madre,
yo quisiera tomar parte en su trabajo.” La Madre le respondió: “Eso está muy bien”. La
señora , entrando en confianza , le dijo: “A mí me gustan y compro saris caros y
elegantes todos los meses”, (sari = vestido de la India). En ese momento, la señora
llevaba un traje que valía 800 rupias, el de la Madre apenas valía 8 rupias. La Madre le
aconsejó : ” Yo empezaría por el sari, la próxima vez que vaya a comprar uno, cómprelo
de 500 rupias y las otras 300 úselas para adquirir saris para los pobres”. La señora rica
siguió el consejo y fue bajando el costo de su compra mensual ; dice la Madre que la
buena señora llegó a comprar para ella saris hasta de 100 rupias y eso porque la Madre
le pidió que no bajase de allí. Y ella misma confesó que esto había cambiado su vida y
por ahora había tomado verdadera conciencia de lo que es compartir, asegurando que
tenía la sensación cabal de haber recibido mucho más de lo que ha dado.
Reflexionemos sobre este pasaje y aprendamos a compartir lo poco o mucho que
tengamos.

Ese niño me enseñó a amar:

En una ocasión, en Calcuta, no teníamos azúcar para nuestros niños. Sin saber cómo, un niño de cuatro años había oído decir que la Madre Teresa se había quedado sin azúcar.
Se fue a su casa y les dijo a sus padres que no comería azúcar durante tres días para dárselo a la Madre Teresa. Sus padres lo trajeron a nuestra casa: entre sus manitas tenía una pequeña botella de azúcar, lo que no había comido.
Aquel pequeño me enseñó a amar. Lo más importante no es lo que damos sino el amor que ponemos al dar.

Regalo del Papa Pablo VI:

Después de un viaje, del Papa Pablo VI a Bombay, regalo el descapotable blanco que utilizo en ese viaje, a la Madre Teresa. Ella sabiendo que era un regalo para los pobres, jamás puso un pie en ese coche, y lo que hizo fue, rifarlo para sacar el beneficio para los pobres.

Los pobres no tienen frigorífico:

La Madre Teresa, abrió casa también en occidente como en: Roma, París, Nueva York, Madrid…, en todos esos lugares, siempre hubo, alguien que le quiso regala una lavadora, o un frigorífico, argumentándole que hasta los pobres, tenia algunos de eso electrodomésticos.  Ella lo rechazo, porque decía: que los pobres mas pobres no disfrutaban nada de eso.

Premio Nobel de la Paz:

En la entrega de premio Nobel de la Paz, junto con 800 persona de múltiples procedencia y lenguas, de numerosa religiones y cultura, de profesiones muy distintas, rezaron al unísono, la oración de San Francisco de Asís: Haz de mi un instrumento de la Paz. La cena que normalmente se suele celebrar en dicho acto, que fue valorada por 6000 $, fue cancelada por la Madre Teresa. El valor de dicha cena, se entregó a la Madre Teresa, que fue destinada a los pobres de Calcuta, junto el premio correspondiente en metálico del premio Nobel de la Paz.

Sentí vergüenza:

En una conferencia delante del Papa Juan Pablo II, Cardenales. La Madre Teresa contó lo siguiente: “nuca en mi vida he sentido vergüenza de mirar la Cruz, hasta un día, en que una joven madre, vino hacia mí con su hijo pequeño en brazos. Había pedido un poco de leche, para su criatura en dos o tres convento, que le habían dado con la puerta en la cara: “¡búscate un trabajo holgazana”! le habían contestado. Viene luego a nuestra casa y me hizo entrega de su hijo, que murió en mis brazos. Aquel día sentí vergüenza de mirar a la Cruz.”

La Madre Teresa de  Calcuta y el Hermano Roger.

Sin título12

La Madre Teresa de Calcuta también peregrinó a Taizé y mantuvo una estrecha amistad con el hermano Roger a través de los años.

En el verano de 1976 la Madre Teresa, hizo una visita a Taizé,  juntos escribieron esta oración: «Oh Dios, Padre de cada ser humano, tú pides a todos que llevemos el amor allí donde los pobres son humillados, la reconciliación allí donde los seres humanos están rotos, la alegría donde la Iglesia se estremece… Tú nos abres este camino para que nosotros seamos fermentos de comunión en toda la familia humana.»

Algunos años más tarde Madre Teresa regresó a Taizé un domingo de otoño. Con ella, durante una oración, expresamos una preocupación que sigue siendo actual: «En Calcuta hay lugares visibles donde la gente está muriendo. Pero en numerosos países, muchos jóvenes se encuentran en lugares invisibles de muerte. Estos jóvenes están marcados por rupturas afectivas o por la inquietud sobre su futuro. Hay situaciones de ruptura que han herido en ellos la inocencia de la infancia o la adolescencia. En algunos se traduce como un desencanto: ¿para qué existir, tiene la vida todavía sentido?»

La Madre Teresa de Calcuta y  el Papa Juan Pablo II

Sin título

“La querida Religiosa reconocida universalmente como la Madre de los Pobres, nos deja un ejemplo elocuente para todos, creyentes y no creyentes. Nos deja el testimonio del amor de Dios. Las obras por ella realizadas hablan por si mismas y ponen de manifiesto ante los hombres de nuestro tiempo el alto significado que tiene la vida”.

“Misionera de la Caridad. Su misión comenzaba todos los días antes del amanecer, delante de la Eucaristía. En el silencio de la contemplación, Madre Teresa de Calcuta escuchaba el grito de Jesús en la cruz: tengo sed. Ese grito la empujaba hacia las calles de Calcuta y de todas las periferias del mundo, a la búsqueda de Jesús en el pobre, el abandonado, el moribundo”.

 “Misionera de la Caridad, dando un ejemplo tan arrollador, que atrajo a muchas personas, dispuestas a dejar todo por servir a Cristo, presente en los jóvenes”.

“Ella sabía por experiencia que la vida adquiere todo su valor cuando encuentra el amor y siguiendo el Evangelio fue el buen samaritano de las personas que encontró, de toda existencia en crisis y despreciada”.

La Madre Teresa de Calcuta y Diana de Gales.

Sin título

Diana de Gales, dedicó su tiempo y compartió con sus hijos aún pequeños sus labores humanitarias a través del mundo. Trabajó activamente en la lucha para eliminar las minas antipersonales junto a la Madre Teresa de Calcuta.

 ORACION PARA SONREIR (Madre Teresa de Calcuta)

Sin título

Señor, renueva mi espíritu y dibuja en mi rostro

sonrisas de gozo por la riqueza de tu bendición.

Que mis ojos sonrían diariamente

por el cuidado y compañerismo

de mi familia y de mi comunidad.

Que mi corazón sonría diariamente

por las alegrías y dolores que compartimos.

Que mi boca sonría diariamente

con la alegría y regocijo de tus trabajos.

Que mi rostro dé testimonio diariamente

de la alegría que tú me brindas.

Gracias por este regalo de mi sonrisa, Señor.

Amén.

[gigya src=”http://prezi.com/bin/preziloader.swf” type=”application/x-shockwave-flash” allowfullscreen=”true” allowscriptaccess=”always” width=”550″ height=”400″ bgcolor=”#ffffff” flashvars=”prezi_id=kx-7t7sptqw6&lock_to_path=0&color=ffffff&autoplay=no&autohide_ctrls=0″]