Se cumplen 100 años del nacimiento del primer periodista beato, Manuel Lozano Garrido “Lolo”

Se cumplen 100 años del nacimiento de Manuel Lozano Garrido, el beato Lolo, quien está llamado a ser el patrón de los periodistas.

Lolo fue un escritor y periodista incansable con una particularidad: la mayor parte de su vida profesional la desarrolló gravemente enfermo, en una silla de ruedas e incluso los últimos 10 años ciego. 

Su vida no fue nada fácil. Nació en la localidad española de Linares un 9 de agosto de 1920. Su padre falleció y su madre tuvo que sacar adelante a 7 hijos. Cuando Lolo tenía 15 años perdió también a su madre. Lolo encontró la fuerza en la fe, en la Eucaristía. Desde muy joven perteneció a la Acción Católica. Era un muchacho lleno de iniciativa y energías, pero con solo 22 años le sobrevino una enfermedad degenerativa.

Los constantes dolores no hicieron sin embargo que mermase su curiosidad y su amor por la palabra escrita. Quienes le conocieron dicen que nunca se quejaba. Las puertas de su casa siempre estaban abiertas para todos. Cuando no podía escribir con una mano, lo hacía con la otra. Si se le caía el bolígrafo, se lo ataban a la muñeca. Después pasó a la máquina de escribir que podía usar porque tenía algo de movilidad en los dedos. Incluso durante la misa, la colocaba en el altar. Así escribió el “decálogo del periodista” que el Papa Francisco recordó en un encuentro con comunicadores.

FRANCISCO
23 septiembre, 2019 

“Pese a la enfermedad que lo obliga a vivir 28 años en una silla de ruedas, no dejó de amar su profesión. En su “decálogo del periodista” recomienda “pagar con la moneda de la franqueza”,“trabajar el pan de la información limpia con la sal del estilo y la levadura de la eternidad” y no servir “ni pasteles ni platos picantes, sino el buen bocado de la vida limpia y esperanzadora” ¡Realmente un buen ejemplo a seguir!”

Para Lolo el periodismo debía ser “noble, limpio y esperanzador”. Trabajó todos los días de su vida con alegría hasta que falleció el 3 de noviembre de 1971 como consecuencia de su enfermedad. Antes dejó más de una docena de libros, escritos y artículos sobre todo tipo de temas. También fundó los grupos Sinaí. Personas enfermas y conventos de clausura que rezan por los periodistas.

Su causa de beatificación comenzó en 1994. Fue elevado a los altares como beato en una ceremonia en su Linares natal en 2010. El primer periodista beato.