CUANDO TRIUNFA EL AMOR 2021 – ¿Solos ante el desafío?

¿SOLOS ANTE EL DESAFÍO?

A través de los distintos momentos de la celebración eucarística de la boda queremos compartir nuestro testimonio cristiano de fe durante el noviazgo, la preparación de nuestra boda y nuestro matrimonio. Hablaremos de…

FE, VOCACIÓN Y AMOR SIN FECHA DE CADUCIDAD

Fe en pareja

¡Qué suerte encontrar un compañero/a de vida con quién compartir y profundizar en la fe! ¡Qué alegría que unidos conozcamos y nos unamos más a Dios!

La oración es nuestro diálogo con Dios, recordad siempre que Él está dispuesto a escucharos y que os ayudará en todos los momentos de vuestra vida.

El matrimonio: el plan de Dios para que seáis felices

Dios quiere que tú seas muy feliz, ha pensado en ti desde toda la eternidad. No eres fruto de la casualidad, Dios te había soñado desde siempre, y Él tiene un plan sobre ti para que seas feliz. Ese plan se llama vocación.

La vocación es esa llamada personal que te hace Dios a vivir en la alegría de su Amor, especificado en un camino preciso. Este camino que Dios ha pensado para vosotros es el matrimonio. Os casáis no porque os queréis, sino porque os comprometéis a quereros siempre y esto no será siempre fácil.

Dios también se compromete con vosotros y os asegura que su amor no os va a faltar nunca, y cuando parezca que el “amor se acaba” podréis volver a Él una y otra vez, a Él que es la fuente del Amor verdadero, ese amor que da la vida y se entrega por el amado. Se trata de que cada uno descubráis que el otro es un “don de Dios” preparado para recorrer juntos este plan de salvación que Dios ha preparado para cada uno.

“El Señor ha elevado a la categoría de sacramento la unión entre los esposos bautizados” (cf. Ef 5,25)

¿Qué quiere decir? Que por medio del matrimonio Dios sigue dando al esposo y a la esposa la fuerza que necesitan para ser fieles el uno al otro.

Cada uno de los esposos ha de reconocer en el otro al mismo Jesús y ser corresponsable de su salvación. Así el matrimonio cristiano es un camino seguro y precioso para llegar al cielo.

Recordad que la gracia que Dios os da en el sacramento no solo se limita a la celebración del día de la boda, sino que se extienda a toda vuestra vida.

El amor no es un sentimiento. El amor es una decisión.

En las decisiones está implicado no solo el corazón sino también la inteligencia y la voluntad. Para que el amor sea verdadero se tienen que dar de forma equilibrada y tienen que estar más o menos presentes 3 componentes: atracción (sentimiento, emociones, deseos, imaginación); intimidad (es compartir, conocerse, pasar tiempo juntos); y compromiso (que se hace realidad con el “sí quiero” para siempre ante Dios).

El amor de los novios y más aún el de los esposos es un amor que “me suma”, es una suma de cualidades, me hace/nos hace mejores personas. Las diferencias nos enriquecen, no tienen que servir para dividirnos.

IGLESIA Y CELEBRACIÓN CRISTIANA DEL MATRIMONIO

La vocación que Dios os ha regalado queda plasmada maravillosamente el día de vuestra boda. Para ella preparáis todo con esmero y tiempo, ¿no consideráis que lo más importante precisa también una preparación atenta y generosa?

Os contamos como preparamos la ceremonia de nuestra boda y lo significó para nosotros.

RESPONSABILIDAD SOCIAL

Es muy importante que seáis conscientes de que vosotros, como matrimonio y familia, vais a formar vuestro propio hogar y por lo tanto tenéis que pensar muy bien “qué vais a dejar entrar en casa y qué no”.

¿Qué estilo de vida queremos llevar? Por ejemplo, ¿vamos a tener lo último en móvil, ordenador, coche, ropa…? O ¿Vamos a valorar antes en qué nos gastamos el dinero? ¿Vamos a compartirlo con los que más lo necesitan? ¿Vamos a tener cuentas diferentes sin compartir con el otro?

Delegación de Familia y Vida – Archidiócesis de Toledo

Print Friendly, PDF & Email