DESPEDIDA DE D.PEDRO ORTEGA ULLOA – Carta a los catequistas