EUCARISTÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS POR D. PEDRO ORTEGA ULLOA

Con emoción y cariño, mucho cariño, así hemos despedido al que durante los diez últimos años ha sido nuestro párroco en nuestra querida San Ildefonso. Párroco, pero sobretodo amigo, compañero y nuestro guía espiritual.

Infinidad de recuerdos y buenos momentos, invaden a todos lo que hemos podido estar cerca de él durante este tiempo. Profundo respeto, palabras amables, comprensión… pero sobre todo, nos ha regalado el cierto convencimiento de que mirando a Cristo nuestra vida es mucho mejor, no más fácil, sino más auténtica. Don Pedro, con su testimonio y entrega ha marcado a fuego en nuestros corazones ese Amor por Jesús, que nos llevará a vivir una vida plena como cristianos.

Con la sencillez que nos ha imprimido a todos, pero con la mayor de las ilusiones, se preparó su despedida el pasado domingo, 5 de septiembre. En una emotiva Eucaristía, donde en su homilía dedicó a todos palabras de agradecimiento y perdón. Ejemplo de sacerdote comprometido hasta el final, muestra de ello, la Primera Comunión de Martina. Recibió el calor y el abrazo de todos con ese interminable aplauso final, donde con nuestras manos, queríamos demostrarle todo nuestro cariño y respeto, agradecerle todo el bien que ha hecho en cada uno de nosotros.

Después, en nuestro Seminario, hubo momento para la alegría y el encuentro, en una comida donde pasamos un rato muy agradable.

Don Pedro, AMIGO, en estas palabras no cabe la despedida, siempre será un “hasta luego”, rece por nosotros, por sus hijos de San Ildefonso, rezaremos por usted. Ténganos en su corazón, siempre estará en el nuestro.

José Enrique Villén Pérez

  • MONICIÓN DE ENTRADA

Hoy domingo, día del Señor, se reúne la comunidad eclesial de San Ildefonso en torno al altar, para celebrar los sagrados Misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

Hoy nos reunimos también para dar gracias a Dios por el Pastor que nos regaló hace unos años y que con esta celebración se despide de todos nosotros.

Han sido muchos años dedicados en cuerpo y alma a toda nuestra comunidad, en los cuales D. Pedro con su buen hacer y su cariño, nos ha alimentado a todos nosotros con la Palabra Divina y con los Sacramentos.

Dispongámonos a participar en la Santa Misa pidiendo al Señor que lo proteja, bendiga abundantemente y le dé larga vida para seguir ejerciendo su ministerio para gloria de Dios.

Juan Lendínez

  • ACCIÓN DE GRACIAS

Sé que estas cosas no le gustan don Pedro, no le gusta que le digan lo bueno que es, lo bien que lo ha hecho, y tantas cosas bonitas y hermosas que se suelen decir en este tipo de despedidas.

Pero hoy como usted comprenderá toca decir algo, pues se marcha de la Parroquia después de 10 años de estar entre nosotros y no podemos dejar pasar la ocasión para expresar lo que muchos de nosotros sentimos en este día.

Y se lo voy a decir de una forma muy sencilla, para no cansarlo, solo le voy a decir:     

GRACIAS DON PEDRO.

Gracias por acogernos desde el primer día como sus amigos, gracias por confiar en cada uno de nosotros, gracias por emplear su tiempo en formarnos en humanidad y en el amor a Jesucristo, gracias por su trabajo desinteresado las 24 horas del día en la Parroquia, gracias por el esfuerzo realizado en favor de que todas las personas que nos acercamos a la parroquia conozcamos un poquito más y mejor a Jesús, gracias por dejarse la piel con los más necesitados, gracias por su entrega hacia los demás, gracias por enseñarnos a mirar atrás para ver que siempre hay personas en peores condiciones de vida que nosotros, gracias por acompañarnos en la fe, gracias por facilitar que nos acerquemos al Señor, en definitiva, gracias Don Pedro por todo lo bueno que nos ha dado.

Y gracias también a Dios, por haber permitido que todos nosotros hayamos podido disfrutar de usted y por haber puesto en nuestro camino a un sacerdote que nos ha ofrecido tanto y nos ha dado tanto sin pedir nada a cambio.

Hoy despedimos a nuestro cura de San Ildefonso, con la idea de que su trabajo, su mensaje y amistad quedarán siempre grabados en nuestros corazones y en el alma de esta Parroquia, una Parroquia que ha visto pasar por ella a tantos y tantos sacerdotes que han marcado su época a lo largo del tiempo, al igual que usted ha marcado el suyo basado en el trabajo y el amor a Jesús y a su Madre la Virgen María.

Tenga usted por seguro que cada vez que celebremos una Eucaristía en estas viejas naves parroquiales, nuestra oración volará hacia el Señor para pedirle que este siempre a su lado y que le de fuerzas por muchos años para que pueda llevar a Jesucristo a tantas personas que necesitan de Él.

No se crea que se ha librado de nosotros, tenemos su teléfono y sabemos donde vive, porque en la vida, esta vida que llevamos, cada vez más individualista y en esta sociedad cada vez más alejada de Dios siempre viene bien tener cerca a un amigo de verdad, como usted.

Que el Señor y su Madre significada hoy en la Virgen de la Capilla le acompañen siempre y le den muchos años de vida, un fuerte abrazo amigo Pedro.

Manuel Rico Teba

  • FOTOGRAFÍAS EUCARISTÍA
  • VÍDEO EUCARÍSTÍA

Vídeo: Javier Ordóñez Cruz

  • FOTOGRAFÍAS COMIDA
  • FOTOGRAFÍAS REGALO

Fotografía: Juan de Dios Ortiz / Pedro Ruiz

Print Friendly, PDF & Email