MARATÓN KAIRÓS: ¡Comenzamos el entrenamiento!

“DIOS, nuestro entrenador personal”

Oración Inicial

Dame, Señor,

agudeza para entender

capacidad para retener,

método y facultad para aprender 

sutiliza para interpretar

gracia y abundancia para hablar

Dame, Señor,

acierto al empezar,

dirección al progresar

y perfección al concluir.

 

¡Comienza el entrenamiento”

En un primer momento nos tenemos que preguntar:

¿Por qué queremos entrenarnos?

¿Por qué queremos empezar este cambio constante el cual nos va a suponer un sacrificio y un esfuerzo?

  • Actividad 1

Nos vamos a imaginar que vamos a correr el maratón de New York o la maratón de San Antón. Con nuestro grupo joven vamos a preguntarnos qué es lo que necesitamos para lograr acabar con éxito el maratón que hayamos decidido correr. Sabemos que es imposible sin entrenarse y sin hacer algunos sacrificios como pueden ser suprimir esas chocolatinas  o esas patatas fritas que tanto nos gustan.

Como recompensa a tanto esfuerzo, verás como tu cuerpo se va poniendo más esbelto y se pone en forma. Lo que antes lo hacías en 20 minutos ahora lo haces en 10 minutos.

Por fin, llega el día de la carrera. A otros les falta el aliento, pero por lo visto tú tienes unas reservas infinitas y estás en los primeros puestos.

Estamos conectados a la corriente

¿Conocéis a la Madre Teresa de Calcuta? Fue una gran santa que entrego su vida a los más pobres y que no tenía miedo de cuidar con ternura a los leprosos contagiosos y a los moribundos. Si tenía un minuto libre, por ejemplo en el tren o en el avión, cogía cualquier trozo de papel y escribía con su letra temblorosa cosas importantes acerca de Dios, de las que podemos aprender un montón.

Una vez hizo esta anotación:

A menudo puedes ver los cables que cruzan los cables en las calles. Antes de que la corriente fluya por ellos, no hay luz. El cable somos tú y yo. ¡La corriente es Dios! Tenemos el poder de dejar pasar la corriente a través nuestro y de este modo generar la luz del mundo: JESÚS; o de negarnos a ser utilizados y permitir que se extienda la oscuridad.

Son cinco frases que en cuanto lo hayas comprendido querrás estás confirmado en seguida. Y querrás llamar al obispo para que te confirme. Es como llamar a tu entrenador y querer que te apunte desesperadamente a la maratón de New York. El entrenador lo más probable es que al principio se ría y te preguntará: ¿Pero cuántos maratones has corrido? ¿Cuántos Km has corrido? Y tú le responderás que cero. Al principio te avergonzarías y perdieras el valor de realizar tu sueño. Pero en realidad todo gran viaje comienza con el primer paso. Si quieres correr el maratón de manera profesional tendrás que coger las zapatillas de deporte de tu armario, cálzatelas y salir a la calle a correr. En caso contrario este plan nunca se hará realidad.

¿Quieres experimentar en ti el poder de Dios?

Y esto es lo mismo que pasa cuando te confirmas.

¿Ya estamos todos conectados a la corriente?

¿Estás conectado intensivamente con Dios?

¿O crees que esto no es posible?

¿Te sientes quizás como un cable sin corriente que cuelga de cualquier sitio?

¿O anhelas ser un canal por el que por el que fluya la corriente divina?

¿Quieres experimentar en ti el poder de Dios?

¿Quieres que tu vida sea grande y potente?

¿Has experimentado alguna vez el estar estrechamente unido a Dios, muy cerca, amado totalmente, protegido, sostenido, conducido? .

¿O tienes que decirte, siendo sincero: en mi hay un gran vacío; en mi no hay todavía tanta energía?

Nosotros tenemos varias opciones en la vida. Podemos ser unos cristianos que estamos todos los días “perreando” en el sofá, o “despotricando”, quedarnos hasta las tantas con nuestro ordenador viendo películas malas o siendo un apéndice de las redes sociales.

Pero Dios no nos ha creado para esto.

Dios: Dios nuestro entrenador personal

  • Actividad 2

Todo el grupo nos ponemos de pie. Hacemos unos estiramientos de las rodillas y a continuación vamos a hacer 10 flexiones. ¿Te quedas sin respiración? ¿Por qué nos sucede esto? Necesitamos a un entrenador que nos ponga ejercicios para que no nos falte el aire.

Dios quiere que seamos personas fuertes, seguras y libres, únicamente sometidas a Dios, brillando desde su interior, cariñosas, acogedoras, atentas, luchadores creativos en favor del bien y resistentes ante las insinuaciones de Satán, guardianes vigilantes de la creación amenazada, amigos de fiar de los pobres y perseguido…

En el grupo Kairós con ayuda del libro Youcat, queremos ayudarte y acompañarte en tu acercamiento con Dios después de la confirmación. Pero no solo nos fijaremos en el Youcat. Nosotros los cristianos tenemos una referencia aún mayor: la BIBLIA.

 

La Biblia y el Youcat

La Biblia es incomparablemente el libro más importante, porqué es ”Palabra de Dios”. Es cierto que la han escrito personas, pero estas personas estaban llenas del Espíritu Santo. “Desconocer la Escritura es desconocer a Cristo, dice san Jerónimo; y San Francisco de Asís añade: Leer la Sagrada Escritura es dejarse aconsejar por Cristo”. El YOUCAT es el catecismo joven de la Iglesia católica; en el fondo algo así como un manual de instrucciones para la fe, hecho con frescura. Léete el fascinante prologo a este libro escrito por el papa Benedicto XVI, en el que habla directamente a los jóvenes como tú. En él dice el papa Benedicto XVI:

Tenéis que conocer vuestra fe de forma tan precisa como un especialista en informática conoce el sistema operativo de su ordenador, como un buen músico conoce su pieza musical.

Lo estupendo del YOUCAT es que este catecismo joven ha sido elaborado con la participación de unos 50 jóvenes entre 15 y 25 anos. Los jóvenes pudieron aportar algunas preguntas. También contribuyeron con algunas de sus mejores fotos y pidieron dibujos para este libro. Y también fueron los jóvenes los que tuvieron la simpática idea de los dibujitos que se mueven al pasar las paginas rápidamente con el pulgar. ! Pruébalo!

El plan de entrenamiento

Bueno, y ahora el programa de entrenamiento. Es exigente, pero las cosas grandes no se consiguen sin esfuerzo. Cumple los cuatro pasos que te harán avanzar mucho en el entrenamiento para una vida con Dios:

 

  1. NO PERDERSE EL CURSO

No faltar a ninguna de las sesiones de catequesis! No te perderías ni una hora de entrenamiento si quisieras correr el maratón de Nueva York.

  1. BUSCAR LA CERCANÍA CON DIOS

Ir cada domingo a la Santa Misa! Sin excepciones. Siempre. Aunque llueva o nieve. Aunque tuvieras la víspera una fiesta o por la mañana este previsto un aperitivo.

La Santa Misa es una cita con Dios y esto no se rechaza.

  1. ENTRAR EN DIÁLOGO CON DIOS

La regla del borde de la cama dice: por la mañana no superar el borde de la cama sin la oración de la mañana; por la noche no superar el borde de la cama sin la oración de la noche. Nadie puede mantener una relación con Dios si no habla con él. Y orar no es otra cosa. Sobre todo es importante el PADRENUESTRO, pero también el AVEMARÍA. Y busca en la Biblia los salmos: son las oraciones más hermosas de la humanidad. Tomate tiempo también para la oración libre, expresando todo lo que te preocupa.

  1. ESCUCHAR EL MENSAJE DE DIOS

Mira a ver cómo te haces con una Biblia! Puedes conseguir que te regalen alguna edición bonita. La Biblia es como una larga carta que Dios ha escrito para ti. Intenta leerla de vez en cuando, quizás más en vacaciones. Es mejor que comiences por el Nuevo Testamento, con los Evangelios. Intenta comprender como Dios te habla a ti mediante su Palabra.

¡UF! Yo creo que es suficiente para empezar el curso

COMPROMISO: Llevar a cabo este entrenamiento durante el curso.

Oración final

Oración desde la poesía. Podemos leer este fragmento de poema sobre la experiencia de Dios y orar con aquellas expresiones que resuenen más fuerte en tu interior.

Día tras día, mi Señor,

te voy a pedir tres cosas:

verte mas claramente,

amarte más tiernamente

y seguirte fielmente.

Día tras día, día tras día, Señor…

Señor, dame cada día mi ración de sueños.

Señor, dame mi sueño cotidiano.

(Esteban Schwartz)

Print Friendly, PDF & Email