Un grupo que no pasa de moda: la comunidad cristiana


A FONDO. DESCUBRO A DIOS EN MI VIDA

25. NO ESTAMOS SOLOS

“Nadie consideraba sus bienes como propios sino que todo lo tenían ellos en común.” Hechos 4,32

– Estos son los míos…

– Ser con los demás…

– Ser comunidad…

“Una comunidad es un grupo de personas que rezan juntas, pero que también hablan juntas; que ríen en común e intercambian favores; están bromeando juntas y juntas están serias; a veces están en desacuerdo, pero sin animosidad, como se está a veces con uno mismo, utilizando ese raro desacuerdo para eforzar siempre el acuerdo habitual.

Aprenden algo unos de otros o lo enseñan unos a otros.

Echan de menos, con pena, a los ausentes.

Acogen con alegría a los que llegan.

Hacen manifestaciones de este u otro tipo, chispas del corazón de los que se aman, expresadas en el rostro, en la lengua, en los ojos, en mi gestos de ternura.

Y cocinan juntos los alimentos del hogar, en donde las almas se unen en conjunto y donde varios, al fin, no son más que uno.”

San Agustín, confesiones

MinoCenaEcologica

No te lo pierdas…

Un grupo que no pasa de moda: la comunidad cristiana

Esta historia comenzó hace más de 2000 años. Ningún grupo humano ha durado tanto como el de la comunidad cristiana (Iglesia).

“Los cristianos no se distinguen de los demás hombres ni por su tierra, ni por su lengua, ni por sus costumbres…Están sobre la tierra, pero su ciudadanía es la del cielo.

Se someten a las leyes establecidas pero con su propia vida superan las leyes. Aman a todos y todos les persiguen.

Se los desconoce y con todo se los condena. Son llevados a la muerte y con ello reciben la vida.

Son pobres y enriquecen a muchos.

Les falta todo pero les sobra todo.

Son deshonrados pero se glorían en la misma deshonra.

Son calumniados, y en ello son justificados.

Se los insulta y ellos bendicen.

Se los injuria y ellos dan honor.

Hacen el bien y son castigados como malvados.

Ante la pena de muerte se alegran como se se les diera la vida.

Los judíos les declaran guerra como a extranjeros y los griegos les persiguen, pero los mismos que les odian no pueden decir motivos de su odio.

Para decirlo con brevedad, lo que es el alma en el cuerpo, eso son los cristianos en el mundo.”

Carta a Diogneto (sobre el año 200)