CONVIVENCIA CUARESMAL 2016: Parábola de la oveja perdida

PARÁBOLA DE LA OVEJA PERDIDA

_DSC0500

Lucas 15:4-7:

“¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si perdiere una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va a la que se perdió, hasta que la halle? Y hallada, la pone sobre sus hombros gozoso; Y viniendo a casa, junta a los amigos y a los vecinos, diciéndoles: Dadme el parabién, porque he hallado mi oveja que se había perdido. Os digo, que así habrá más gozo en el cielo de un pecador que se arrepiente, que de noventa y nueve justos, que no necesitan arrepentimiento.”

Esta parábola habla de la torpeza del hombre para comprender las cosas y la realidad de las cosas. La mente del hombre es finita y por eso no alcanza a entender y discernir la grandeza de Dios y su acción redentora. Los fariseos pensaban que por su condición santa Cristo solo debía acercarse a ellos y compartir solo con ellos. Aprendemos también de lo torpe que es la gente para ir en busca del Pastor de las ovejas. El pastor tuvo que venir en la Persona de Jesucristo, a buscarlas. El mundo prefiere adoptar y adaptarse a los modismos que surgen sin detenerse a reflexionar si lo que hacen va de acuerdo a Dios, aunque mencionan conocerle. Se dicen hijos de Dios solo porque siguen una religión adoptada e implantada por hombres, porque se menciona a Dios, y porque a través de esa religiosidad viven la vida que satisface su carnalidad, y les es agradable a sus pasiones y deseos.

Dinámica

Escoger un niño para ser el pastor. Todos los demás niños van a actuar como si son ovejas diciendo, “baa, baa, baa.” Se pone una venda encima de los ojos del pastor. Se escoger a una de las ovejas, y se cubre con la sábana,  niño va a ser la oveja perdida. La oveja perdida, se pondrá detrás del pastor.

Se le quita la venda, al pastor, y se deja que el pastor adivine qué niño está perdido.  Las demás ovejas estará constantemente diciendo “baa, baa, baa” para confundir al pastor.

Cuando el pastor identifica correctamente a la oveja perdida, ese niño va a ser el pastor. (repetir las dinámica, según el tiempo que haya)

Reflexión dinámica

Estar perdido de verdad puede ser algo de susto, pero Jesús le dijo a la gente en una parábola acerca de un pastor que tenía 100 ovejas y una estaba perdida. El fue a buscarlo y cuando la encontró, se alegró bastante. Un buen pastor conoce a sus ovejas y los va a buscar cuando están perdidos. Jesús también dice, “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas. Juan 10:14-15.

Reflexión (Fray León)

La Parábola de la oveja Perdida , nos deja una gran enseñanza del gran amor que Jesús nos tiene, siempre está dispuesto a ir a nuestro encuentro, nunca nos deja sólo, es un Padre cercano y amigo que está dispuesto a dejarlo todo para ir a nuestro encuentro como un gran compañero de camino.

Jesús a través de la Parábola la Oveja Perdida , nos motiva a estar siempre atento apoyar al necesitado y a perdonar.

Que Dios nos bendiga y acompañe siempre.

La parábola de la oveja perdida, comienza con una pregunta: “¿quién de vosotros…?” como dando por supuesto que cualquiera de nosotros iría en busca de la oveja tonta. Si somos sinceros posiblemente nos daríamos cuenta de que ninguno de nosotros se complicaría la vida por una mísera oveja, además perdida por culpa propia, además teniendo otras noventa y nueve. Pero, no, Dios no lo ve así.

¿Por qué va en su búsqueda? Porque le importa cada oveja, cada persona. No el número, la estadística. El motivo es muy simple: dio su vida por cada una. Es una cuestión de amor. Sólo así se entiende el perdón.

Oración

Dios mío, gracias por cuidar de mí. Porque no eres un Dios lejano, para quien mi vida no cuenta casi nada. Te pido que medite en estos momentos, lo mucho que me amas como Buen Pastor a su oveja.