III ENCUENTRO DE PENTECOSTÉS + JUBILEO DE ADOLESCENTES: Testimonio de Pablo Munuera (Youcat)

“CONFÍA EN TI. CONFÍA EN ÉL.”

_DSC0580

“Confía en ti. Confía en Él”. Esas fueron las palabras que ayer me dijo un sacerdote en el encuentro de Pentecostés. No era la primera vez que me las decían pero, dependiendo del momento, las mismas palabras pueden decirte cosas diferentes.

Como todos los encuentros tuvimos una acogida, un taller, confesiones, una eucaristía y un concierto para finalizar el día.  No voy a contar qué es el Jubileo, ni recordar la Parábola del hijo pródigo, ni qué son la Bondad, Benignidad, Longanimidad y Caridad,  pues eso cualquier sacerdote os lo podría explicar mejor.

_DSC0592

Yo lo que quiero que leáis es que ayer estuve, en los tiempos que corren, con cerca de 700 adolescentes en una Eucaristía, que esperé detrás de 20 de ellos, en una de las 10 filas que había, para poder confesar. Vi a una delegación volcada con sus adolescentes; pensé en el tiempo dedicado a organizar el evento, en la persona que montó ese estupendo vídeo, en el que diseñó el logo de las mochilas y en el que fue a recogerlas, en aquel que escribió las oraciones de la misa, en el personal de la imprenta que hizo los trípticos y en aquel grupo que escribió a mano Longanimidad tantas veces como cartulinas había. Vi al catequista que se encarga de las fotos. Observé a aquellos que, durante la peregrinación, iban en silencio, rezando quizá por un familiar o amigo que no está en su mejor momento. Recé, junto a nuestro grupo de la parroquia, a la Virgen de la Cabeza, pidiéndole cada uno nuestras pequeñas cosas al repique de la campana.

_DSC0576

Escuché a una catequista, visiblemente emocionada, explicando lo doloroso que es que nos fallemos unos a otros, a la misma catequista feliz, de verdad, de que muchos hubiesen venido al encuentro después de mucho tiempo sin verlos. Disfruté de las canciones cristianas de un buen artista y bailé con la gente que lo escuchaba.

_DSC0699

Visualicé a aquel que montó el equipo de sonido para luego desmontarlo. Canté  con un autobús entero canciones con la palabra sol, de Disney, de amor, de misa y reggaetón e imaginé la cara del conductor que nos aguantaba. Vi a todos los que fueron y a todos los que les hubiese gustado haber ido, cada uno con un nombre diferente pero todos ellos con una persona común del que sí voy a decir su nombre: Jesús, Él que siempre nos llena.

_DSC0792

_DSC0848

Por todo esto, cuando no le encontremos todo el sentido a las cosas, cuando desconfiemos de que lo estemos haciendo bien,  cuando  dudemos de que todo esto sirva para algo, cuando no sepamos ver la utilidad de la oración, cuando nos preguntemos que para qué y porqué montar todo este tinglado: “Confía en ti. Confía en Él.”

_DSC0866