Señor, no tienes manos

Jesús, no tiene manos. Tiene sólo nuestras manos para construir un mundo donde habite la justicia. Jesús, no tiene pies. Tiene sólo nuestros pies para poner en marcha la libertad y el amor. Jesús, no tiene labios. Tiene sólo nuestros labios para anunciar por el mundo la Buena Noticia de los pobres. Jesús, no tiene medios. Tiene sólo nuestra acción para lograr que todos los hombres sean hermanos. Jesús, danos tu fuerza para desarrollar nuestras cualidades y hacer el bien a todos.

Imagen

 

Padre: me pongo en tus manos.

Haz de mí lo que quieras.

Sea lo que sea, te doy las gracias.

Estoy dispuesto a todo.

Lo acepto todo,

con tal que tu plan vaya adelante

en todas las criaturas y en mí.

Ilumina mi vida con la luz de Jesús.

No vino a ser servido, vino a servir.

Que mi vida sea como la de Él: servir.

Grano de trigo que muere en el surco del mundo.

Que sea así, de verdad, Padre.

Te confío mi vida. Te la doy.

Condúceme.

Que venga a mí el Espíritu que movía a Jesús.

Me pongo en tus manos, sin reservas,

con una confianza absoluta,

Porqué Tú eres… MI PADRE.

Imagen